Estructura del currículum funcional

  • Datos. Tanto en el CV temático como en cualquier tipo de formato que utilicemos para este tipo de documento, lo primero que debe aparecer son nuestros datos personales. ¿Por qué al principio y no en la parte inferior? Porque durante un proceso de selección las empresas pueden llegar a recibir miles de currículums y lo que queremos conseguir es que si les interesamos les resulte fácil ponerse en contacto con nosotros. Deben quedar explicados de forma clara y que no haya errores ortográficos en ellos.
  • Objetivos. A diferencia del CV cronológico en el que generalmente ponemos después de los datos personales nuestra formación académica o la experiencia previa, en el temático es recomendable hacer hincapié a los objetivos que queremos conseguir. Si estamos utilizando este tipo de currículum es porque somos candidatos versátiles y hemos trabajado en diferentes sectores, por lo que es conveniente aclarar en primer lugar qué queremos conseguir en nuestro próximo puesto de empleo.
  • Experiencia. El bloque esencial a la hora de hacer un currículum temático es el de la experiencia, ya que es la información más interesante para los seleccionadores. En él, podremos agrupar nuestros anteriores trabajos por sectores profesionales; por ejemplo, comercio, hostelería, limpieza, educación… De un simple vistazo, el entrevistador podrá dirigir su mirada hacia la parte de nuestra vida laboral que más le interese. El CV funcional por lo tanto ofrece una estructura clara y sencilla donde lo que prima es a qué nos hemos dedicado en los últimos años, en vez de dar más importancia a dónde o cuándo lo realizamos.
  • Formación. En el bloque de la formación también podemos hacer a su vez diferentes agrupaciones según nuestros estudios. Lo habitual es clasificarlos en “Universidad”, “Másters o Postgrados”, “idiomas” y “Cursos”. De esta forma, el candidato puede incluir toda aquella formación que ha ido adquiriendo fuera cual fuera su ámbito. Es importante que en ella plasmes el lugar donde lo realizaste, el periodo de tiempo que abarcó así como si fue presencial o a distancia.
  • Aptitudes / Disponibilidad. Todo CV temático debe terminar con un bloque en el que hagamos un resumen de aptitudes, es decir, que expliquemos cómo somos tanto como profesionales como en nuestra vida personal. Si eres seleccionado y te llaman para una entrevista de trabajo, seguramente te harán decir tres virtudes y tres defectos sobre ti. Qué mejor manera de ‘adelantarles’ el trabajo, y utilizar este apartado para hacer una pequeña descripción de los aspectos que más valoras de ti mismo.

¿Se puede hacer un CV funcional sin experiencia?

Una de las principales preocupaciones de los jóvenes o personas en situación de desempleo que hasta la fecha no han trabajado nunca, es cómo preparar este tipo de documento si según ellos “no hay nada que poner”. Precisamente se puede hacer un CV funcional sin experiencia, ya que a diferencia del cronológico, estructuramos nuestra vida por temáticas y no a lo largo del tiempo. Elabóralo con la estructura facilitada anteriormente y omite el bloque de experiencia si nunca has tenido un puesto de empleo. Si en cambio has tenido algún trabajo puntual o un mini-job anteriormente, con el currículum temático te será más eficaz plasmarlo aquí que con otro tipo de CV.