Qué secciones debe tener el currículum cronológico

  • Estructura. Teniendo en cuenta que la estructura del CV cronológico es establecer nuestra anterior experiencia de forma ordenada según su periodo de realización, se podrá hacer de manera ascendente o descendente. Este último tipo es más conocido como CV cronológico inverso y la información se expone de más reciente a más antiguo. En general es el método más utilizado ya que normalmente los últimos trabajos realizados suelen ser más interesantes para la vida laboral del candidato. Sin embargo, si tus inicios en tu carrera profesional fueron más relevantes que los últimos empleos que has tenido, será mejor que estructures el currículum de forma ascendente.
  • Secciones. En la parte superior del documento siempre deben aparecer los datos personales del candidato así como una fotografía a tamaño DNI del mismo. No deben faltar el teléfono de contacto y un correo electrónico; éste último debe tener un carácter profesional si queremos dar mayor seriedad a los seleccionadores. Las secciones que deben aparecer a continuación son: formación y experiencia. El orden de éstas lo podemos modificar, pero es recomendable que en primer lugar aparezca la formación para que primero el entrevistador sepa en qué sector profesional se ha especializado el candidato. Después deben aparecer campos como ‘Idiomas’, ‘Habilidades’ u ‘Objetivos’.
  • Redacción. En el currículum cronológico la importancia reside en dos aspectos, el periodo de tiempo que se estuvo trabajando y la empresa en la que se desarrolló la tarea. Por eso, los encabezados de cada experiencia deberán contener las fechas en las que se estuvo, el nombre de la compañía y el puesto de empleo que se realizó. Después, es conveniente hacer una breve descripción de las tareas que se realizaron, pero ésta no debe exceder de dos líneas preferiblemente. Si lo redactamos de este modo, conseguiremos que de un simple ‘vistazo’, el seleccionador pueda hacerse una idea de nuestra experiencia y localizar aquellos trabajos que puedan ser interesantes con el puesto con el que ahora nos postulamos.
  • Cuando utilizarlo. Debido a que en el currículum cronológico hacemos un resumen de nuestra vida laboral a lo largo del tiempo, es recomendable utilizarlo cuando no hemos pasado largos periodos de desempleo o cuando nos hemos mantenido en el mismo sector profesional o por lo menos en sectores similares. Hay que tener en cuenta que si hemos estado en paro quedará plasmado de forma muy visual, y realmente no interesa que en el proceso de selección lo más destacable de nuestro CV sea que estuvimos durante una temporada larga sin trabajar. A diferencia de otros tipos de currículums en los que se estructuran los trabajos por temas, con el cronológico se destacan las empresas en las que hemos trabajado, por lo que será conveniente utilizar este tipo si queremos resaltar alguna en concreto.
  • ¿Qué se consigue con él? Es el método más efectivo y visual de ver una evolución positiva en la vida laboral del candidato. Si lo que quieres es destacar la promoción y el ascenso de responsabilidades, es preferible que utilices la cronología ascendente, de tus primeros trabajos a los más recientes. El cronológico es el tipo de CV preferido por los seleccionadores debido a su sencillez y claridad a la hora de entender el documento y el más recomendado para que los candidatos plasmen con eficacia su vida laboral y académica.