Como su nombre indica su origen es asiático y llegaron a Europa sobre el siglo XVII de la mano de Pietro del Valle en su largo viaje por Asia menor. Y se estima que llegaron a los Estados Unidos a finales del siglo XIX. Esta fascinante raza se le ha relacionado con la aristocracia ya que a mandatarios como la propia reina Victoria que le encantaba rodearse de gatos persas. Incluso en la actualidad siguen acompañando a las personas de renombre.

Gato persa

Curiosamente aunque los persas actuales conservan muchos rasgos característicos de sus antepasados a pesar de los cruces que han sufrido, son más chatos que por otro lado es la característica más llamativa.

Quizás no sepas que originariamente estos gatos eran de color blanco pero hoy en día existen una gran variedad de colores. 

Cuidados especiales para esta raza de gatos

Aunque puedan parecer por  su robustez que son fáciles de cuidar, en realidad necesitan mucha atención  tanto en la alimentación como en la higiene ya que esto evitará que tu mascota sufra enfermedades. Por ejemplo su pelaje necesita muchos cuidados pues se enreda al ser tan largo por lo que tendrás que  cepillarle todos los días  y en cuanto a su alimentación tendrás que poner especial atención para que no cojan peso. Sin embargo tienes la gran ventaja de que estos gatos son sociales, cariñosos y muy tranquilos tanto que pueden llegar a ser muy perezosos. Si decides de adquirir un gato persa como mascota deberás saber que  pueden llegar incluso a vivir hasta 25 años con lo cual supone una gran responsabilidad a largo plazo.