Podrás reconocer fácilmente su planta erguida y ramosa que puede llegar a alcanzar medio metro de largo. Su fruto es de baya pero contiene abundantes semillas. La patata fue cultivada por primera vez en la frontera de Perú y Bolivia hace unos 7.000 años y fue importada a Europa en el siglo XVI aunque tardaría algo más en popularizarse como alimento.

El terreno ideal para su cultivo son terrenos de origen granítico o esquistoso, permeable y fresco. Se multiplican por medio de tubérculos sanos  que se colocan en surcos con la parte cortada hacia abajo y las yemas hacia  arriba dejando una distancia entre ellos de unos 20 centímetros. Estos trozos de tubérculos no tardan en germinar. Su siembra se lleva a cabo desde enero a septiembre a excepción de variedades tardías.

Su recolección se efectuará cuando los sus  tallos empiezan a marchitarse. Por otro lado su recolección se hace mano a mano mediante un arado específico para ello. Una vez estén desenterrados los tubérculos convienen dejarlos al aire libre para que se sequen con cuidado de que no llueva. A continuación se trasladan a un lugar sano y desprovisto de humedad y fresco.

Patatas recogidas

Variedades de patatas

Existen algunas variedades de patatas que se pueden clasificar en dos grandes grupos. Por un lado de pulpa blanca como Magnum bonum, Copo de Nieve, temprana de Como y Fluke gigante. Y por otro lado de pulpa amarilla como Copo de Nieve amarilla, Marjolín Tétard, Marjolín Kidney, Cuarentena de la Halle, Temprana holandesa, Blanchard, Amarilla de Noruega, Royale, Tardía holandesa entre otras.

Hoy en día la patata se ha convertido en uno de los cultivos más utilizados a nivel mundial y siempre fue uno de los alimentos más recurridos en épocas de grandes carencias por razones económicas o climatológicas. Es un de los cultivos más resistentes y fiables de hecho es el primer vegetal que se ha cultivado en el espacio de la mano de la Nasa. Desafortunadamente debido al calentamiento global podrían extinguirse  muchas de las variedades salvajes que existen muy valoradas por su riqueza genética.