Escoge la especie

Inicialmente tienes que saber que existen al menos 200 especies diferentes de jazmines, de modo que lo primero que debes hacer es escoger cuál será la especie que cultivarás. Consulta con un especialista, para así elegir la especie de jardín que más te guste, no solo por el color de sus flores y aroma, sino de acuerdo a las condiciones del terreno en tu jardín, de los cuidados que requiere, y del aspecto climático de la zona donde vives.

Selecciona un espacio en tu jardín

Al momento de seleccionar el espacio donde sembrarás esta planta, debes tener en cuenta que la mayoría de las especies, necesitan de la exposición al sol durante varias horas al día, de modo que debes elegir un lugar que esté bien iluminado para hacer dicha plantación. Igualmente, dependiendo de la cantidad de jazmines que pretendas sembrar, es importante que dejes un espacio entre ellos, para poder direccionarlos cómodamente y dejar que se desarrollen lo suficiente.

Prepara el terreno

La preparación del terreno implica retirar la maleza u otras hierbas que puedan restar los nutrientes necesarios a los jazmines. El suelo debe tener compost casero, y la profundidad debe ser equilibrada, ya que si es muy superficial, las raíces pueden llegar a secarse, pero si la siembra se hace muy profunda, puede que no absorban los nutrientes necesarios. La medida de profundidad recomendada es de 12 pulgadas aproximadamente.

Plantación

El proceso de plantación es relativamente sencillo. Una vez que tenemos la planta recién nacida en la maceta, solo debemos traspasarla al terreno. Para ello, se recomienda echar agua a las raíces, sembrar la planta en el agujero y luego volver a regar con abundante agua. Si el cultivo se hará con una semilla, se debe hacer en macetas, y luego trasplantarlo, tal como lo explicamos anteriormente.

Recuerda que los jazmines trepadores necesitan ramas o estacas para direccionarlos. El riego debe ser abundante durante la etapa de crecimiento. En cuanto a la fertilización, puede hacerse una vez al mes, luego de que el jazmín haya alcanzado un primer nivel de desarrollo. También debes protegerlo de las plagas y del invierno durante las bajas temperaturas.