Información general sobre estas flores

El nombre científico de la planta es Pelargonium, y de acuerdo a los biólogos, su origen se localiza en Sudáfrica, especialmente en la zona de El Cabo. Se ha comprobado que esta planta tiene propiedades medicinales y puede ser provechosa para el organismo, a nivel digestivo, antiséptico, y para el sistema reproductor.

Aunque existen más de dos centenares de especies, es muy fácil reconocerlos, ya que tienen unas características morfológicas específicas. Se identifican algunos grupos básicos de geranios, que son: los geranios zonales, los geranios colgantes, los geranios pensamientos, los geranios enanos, los de fantasía y los de hojas olorosas. Estos producen flores de color rojo, blanco y rosa, principalmente. Sin embargo, actualmente, se están cultivando geranios híbridos, que combinan las características más destacadas de cada especie.

Formas de cultivo

Existen dos formas de cultivo para este tipo de plantas: por esquejes, y a partir de la siembra de una semilla. Para hacer el cultivo por esquejes, se necesita cuidar a la planta madre, para que todas sus partes crezcan sanas, procurando mantenerla limpia, y hacer una poda inteligente para que la raíz se desarrolle de forma eficiente.

La mejor época para proceder esta plantación es durante los meses de febrero, marzo, agosto, septiembre y octubre. Una vez hecho el corte, el traspaso debe hacerse a una maceta simple, procurando que reciban un poco de calor, independientemente de la estación climática.

Riego

El suelo debe estar bien abonado, y, para estimular el desarrollo de estas plantas, se pueden utilizar fertilizantes. Lo ideal es que se expongan a la luz durante un tiempo prolongado, así que deben regarse al menos tres veces por semana, cuidando de que el agua no recaiga tanto sobre los tallos y hojas, sino sobre el suelo, para evitar hongos u otras enfermedades. Claro está, la frecuencia de riego se reduce durante el invierno.

Previsión ante plagas

Estas plantas deben recibir cuidados especiales para protegerlas ante las plagas, ya que son muy propensas a ser atacadas. Por ello, el uso de fungicidas e insecticidas está recomendado. El geranio es una planta muy decorativa, así que no dudes en cultivarla para embellecer tu jardín.