Para el cultivo de la fresa se utilizan suelos arcillososilíceos o arcillosocalcáreos  y abonos bien descompuestos. Las semillas se obtienen de los pies vigorosos y sanos que son seleccionados con mucho cuidado desde agosto a septiembre. Se aplastan con la mano en  plancha de madera donde se deja secar la pulpa. Cundo ya se encuentra seca se separaran con los dedos las semillas, limpiándolas muy bien.

Fruto de la planta aún verde

El procedimiento del cultivo de la fresa suele variar dependiendo de las especies. Nosotros hemos elegido para explicar las llamadas fresas de las cuatro estaciones o del año que se cultivan de esta forma:

  • Como es natural, primero debemos preparar el terreno con la idea de poder sembrarlas en mayo.
  • Es importante que repartas la semilla con gran abundancia y las cubras ligeramente con mantillo.
  • A partir de entonces tendrás que regarla a menudo y no olvides poner una estera que no quitaras hasta aproximadamente doce días.
  • Cuando pasen seis semanas verás como las plantitas tendrán de tres a cuatros hojas. Este es el mejor momento para trasplantarlas. 
  • En otoño se vuelven a trasplantar de nuevo definitivamente cuando notarás que la planta esta adecuada para su total maduración.
  • Ya solo nos quedará la supresión de los filamentos y la recolección en los primeros días de junio.

Transplantando la planta de las fresas

El tipo de fresas que vas a recoger se denomina fragaria semperflorens que una de las más fértiles que existen. Sus frutos son de forma alargada y de muy buena calidad. Durante la recogida será muy importante evitar que los frutos toquen el suelo y se ensucien por ello deberás utilizar algún soporte especializado para ello.

Existen bastantes variedades de fresas entre las cuatro estaciones: la del fruto blanco, la del fruto rojo, la bella de Medux, la Berger, la Gaillon blanca, la Gaillon roja, la Dura, la Gilbert, la Capron frambuesa, la Capron común y la bordelesa.