Dormir bien

Esta práctica es una de las más efectivas y recomendadas por los profesionales que utilizan la voz en su rutina diaria. Durante el sueño las cuerdas vocales, regresan a su posición natural y se relajan lo suficiente, de modo que cuando despertamos, nuestro sistema vocal se ha restablecido. Por otro lado, al dormir dejamos de usar nuestra voz, de modo que es una de las iniciativas más útiles que podemos poner en práctica.

Miel

En caso de que la garganta esté irritada o reseca, la miel es uno de los remedios más recomendables, ya que esta ayuda a generar mucosidad. Algunas a veces es prudente mezclarla con limón para potenciar su efecto. Sin embargo, este remedio no funciona igual en todas las personas.

Menta

La menta es uno de los remedios naturales más efectivos para la garganta, y por consiguiente, beneficia también a las cuerdas vocales. Se recomienda aplicar unas pequeñas gotas en la lengua, o consumir alguna infusión de menta u otras hierbas similares. Esto es provechoso especialmente cuando la garganta está inflamada.

Agua

Quizá es una de las iniciativas más prácticas para recomponer nuestra voz rápidamente. Es ideal para refrescar la garganta y cuerdas bucales. En algunos casos, se debe cuidar de que no pase de cierta temperatura, para no causar efectos secundarios. Todo dependerá de las condiciones físicas de cada persona.

Limitar el tono

Algunas personas se han acostumbrado a utilizar un tono de voz que sobrepasa los límites de su voz, esto genera diversas consecuencias, entre ellas la afonía y la irritación de la garganta. Por ello, se recomienda mantener un tono de voz estándar, y evitar gritar o forzar la voz demasiado. Algunas personas no se dan cuenta de este hecho, porque se mantienen en zonas con alto ruido, de allí que se recomienda evitar este tipo de ambientes.

Por otro lado, los foniatras y especialistas en la voz, siempre hacen énfasis en la eliminación de una práctica bastante común, que consiste en toser con fuerza, para intentar aclarar la garganta, ya que esto causa un efecto negativo en las cuerdas vocales.