• Bacterias y suciedad: Aunque la suciedad no siempre es el problema que genera pies con mal olor, en la mayoría de las ocasiones el olor desagradable se debe a este descuido. Además de una limpieza general y meticulosa en los pies, podemos darles un baño extra para eliminar bacterias que se pudieron haberse acumulado. Basta con mojarse los pies con agua y vinagre en una combinación de uno a uno, o lo que es lo mismo una taza de vinagre con una taza de agua. Repitamos esta acción tres veces a la semana hasta que el mal olor se haya ido.
  • Pies húmedos: La humedad guardada en los pies por un incorrecto secado después de lavarlos o de bañarnos también puede generar mal olor, para evitarlo es muy importante secar muy bien los pies. Destina una toalla para tal acción o si te es posible utiliza una secadora de cabello sobre todo en las áreas de las uñas y entre los dedos, eso sí evita que la temperatura sea demasiado alta
  • Usa productos para prevenir el mal olor: Una vez que los pies estén perfectamente limpios y secos, procura demás que el calzado esté también en las mismas condiciones. Además usa productos que estén destinados a este fin con tal de evitar el mal olor, como los talcos.

Y aunque no lo creas, si el problema de pies malolientes se debe a que estos sudan demasiado, puedes usar desodorante, sí ese que usas para las axilas ya que evita igualmente como lo hace en la zona de las axilas, el sudor excesivo aromatizando además la piel.

Insistimos, el problema de pies con mal olor no simplemente se debe a una incorrecta higiene, sino que también puede ser producto de humedad, de calzado demasiado usado o viejo, así como de algún problema de hongos que se haya adquirido como en el caso de pie de atleta.

Dependiendo del problema que genere el caso de mal olor en los pies, es que debes actuar, pero cuando el mal olor se deba a un caso de hongos es importante acudir al médico inmediatamente para evitar que la infección se torne más violenta con el paso del tiempo.