Primero la higiene

La higiene siempre es una de las prioridades al momento de cuidar la piel del bebé. Dependiendo de la edad, los cuidados de limpieza son distintos, por ejemplo, cuando están recién nacidos, la limpieza debe hacerse con agua tibia, jabón neutro, y una crema hidratante. Esta será aplicada no solo a los recién nacidos, sino durante el desarrollo del bebé en los próximos meses.

Al menos en la etapa inicial, se recomienda no usar perfumes y colonias, ya que estos contienen sustancias que no son muy bien recibidas por las capas de la piel y pueden llegar a causar alergias.

Exposición al sol

Todos sabemos que el sol es uno de los principales agentes que daña nuestra piel, de allí que debemos cuidar al bebé de los rayos ultravioletas, utilizando protectores solares cuyo factor de protección sea de 30 en adelante.

Por otro lado, al menos durante los primeros seis meses de vida, el bebé debe recibir poco impacto del sol, y debe procurarse ubicarlo en espacios protegidos por sombra. Debe evitarse exponer al bebé al sol durante las horas de mayor impacto, que van desde las 11:00 am hasta las 4:00 pm.

Igualmente, utiliza recursos para evitar que el sol alcance a tu bebé, como gorras, sombreros, lentes y prendas de vestir. Si piensas llevar a tu niño al aire libre, está muy bien que quieras protegerlo de los insectos, pero los repelentes líquidos o en crema no son la mejor forma de hacerlo, ya que algunos son absorbidos por la piel de forma negativa. En estos casos acude a repelentes en otros formatos, como por ejemplo los parches.

Nutrición y ropa

Recuerda que el aspecto de nuestra piel, también depende de la nutrición que tenga nuestro organismo, así que incorpora a la dieta de tu hijo, alimentos ricos en vitaminas A, C y D, antioxidantes y minerales como el calcio.

La ropa debe estar fabricada con algodón, ya que los materiales y fibras sintéticas, pueden causar picor y molestias en la piel, del mismo modo, es conveniente retirar las etiquetas de la ropa, que también pueden hacer que tu bebé se sienta incómodo.

Evita eccemas

Los eccemas son pequeñas erupciones que causan picor en el bebé. Se producen por diversas causas, pero generalmente deberán evitarse manteniendo la higiene, usando cremas hidratantes y jabones especiales. Si ellos aparecen, pueden tratarse con corticoides tópicos, y si el eccema es muy severo, se debe acudir a un especialista para evaluar el caso.