Si te interesa mantenerte lejos de los medicamentos y químicos al cuidar tu tatuaje, estos consejos te ayudarán a hacerlo, ya que se trata de cuidados 100% naturales que te ayudarán a mantener a raya los problemas que pueden ocasionarte una grave infección.

  • Sigue los consejos del profesional: al terminar el tatuaje el profesional que lo ha realizado coloca vendas o plástico a fin de que el área tatuada no se encuentre en contacto directo con los gérmenes que existen en el ambiente. Cuida de seguir las instrucciones del tatuador al pie de la letra pues él es el que sabe cuánto tiempo debes mantener cubierto el tatuaje y de qué manera. Evita así mismo levantar la venda o plástico que haya usado el tatuador para cubrir el tatuaje, y sobre todo, evita tocar el tatuaje o mostrarlo levantando y bajando la venda, ya que solamente lo expones a infecciones.
  • Lávalo constantemente: como la higiene es lo más importante tanto para evitar infecciones como para una correcta cicatrización del tatuaje, es recomendable limpiarlo 2 o 3 veces al día con abundante agua, jabón neutro y antibacterial. Así mismo secarlo con cuidado dando ligeros golpecitos con toallas de papel (que no dejen residuos), y si es necesario taparlo con una venda ligera y bien airada.
  • Aplicar crema: un tatuaje es una cicatriz controlada, y como tal necesitará de que la piel se regenere, por lo que usar una crema que cumpla con este fin es recomendable. Muchos tatuadores recomiendan la vaselina, ya que es una crema pura que no aporta químicos y no afecta el tatuaje ni la tinta que se usa en él, por lo que no precisará de retoques en un futuro.

En sí los cuidados de un tatuaje se enfocan en mantener la limpieza en el área, ya que al igual que es una cicatriz controlada también es una herida que se ha hecho de forma directa sobre la piel, pero con total control sobre lo que se hace. Cuida tu tatuaje minuciosamente, ya que de esto depende que la cicatrización sea mejor y por ende, el resultado estético sobre tu piel también sea el más óptimo.