En los chicos se da un aumento del vello por todo el cuerpo, les va cambiando la voz por efecto del desarrollo de la laringe, provocando que a veces, al hablar,  le salgan los temidos “gallos”, su cuerpo se va ensanchando y robusteciendo. En las chicas comienza el desarrollo mamario, sus caderas se ensanchan y en general hay una redistribución de la grasa corporal que provocará un cambio en el aspecto  general de su cuerpo. En ambos, las glándulas sebáceas de la piel segregarán más grasa para protegerla de la deshidratación, provocando la aparición del acné.

Los padres observamos con desesperación cómo el tiempo que empiezan a dedicar a su cuidado personal es mayor, aunque a veces, poco productivo, y no está de más que podamos aconsejarlos con delicadeza en algunos puntos, para que este cuidado sea más efectivo y beneficioso para su salud.

El acné que tanta frustración causa en nuestros hijos al entrar en la adolescencia es provocado por el aumento de grasa de la piel. En principio, este aumento de grasa es beneficioso, aunque es bueno controlar su cantidad, lavando la cara con un jabón neutro. Aconsejarles no tocar los granitos o puntos negros y menos con las manos sucias. En esta edad se ponen a buscar en internet distintos remedios contra el acné, pero hay que decir que muchos de ellos empeoran todavía más el problema. No está de más consultar con un especialista o con el médico de cabecera, que seguro que podrá aconsejar alguna crema o jabón más adecuado. También favorece una piel más sana el consumo de más fruta y verdura, a la vez que la reducción en el consumo de grasas.

Una cosa que hace peligrar su salud aunque en principio pueda pasarnos desapercibida, es el volumen al que escuchan la música, sobre todo cuando lo hacen con los auriculares.  Cuando se escucha ruido de alta intensidad, las células de nuestro oído sufren pudiendo causar pérdida de audición.

También es importante cuidar la vista: estudiar con la luz adecuada y evitar pasar mucho tiempo delante del ordenador o con la vista fija en el móvil, la tablet, etc.

En esta edad se produce un aumento de altura que no todos los chicos y chicas llevan igual de bien. Como no se produce en todos al mismo tiempo, a la vez que depende de la constitución de cada uno, muchas veces provoca complejos en los que dan antes el estirón. Muchos de ellos, para pasar desapercibidos, tienden a echar los hombros hacia adelante, lo que a la larga puede dar problemas de espalda, igual que una mala postura a la hora de estudiar. Es bueno revisar si la altura de la mesa y la silla son adecuados a su nueva estatura.

En este período también el olor corporal se vuelve más intenso, por lo que es recomendable recordarles la ducha diaria y el uso de desodorantes. En las chicas aconsejarle extremar todavía más esta higiene los días de la menstruación.

El uso de zapatillas deportivas demasiado continuado, sobre todo en verano, favorece la aparición de hongos. No está mal que alternen con otro tipo de calzado, como las sandalias.

Por último, aconsejarles  una  alimentación variada, que incluya frutas y verduras y que reduzca el consumo de grasas hidrogenadas, y también animarles a que practiquen algún deporte y actividades al aire libre, todo lo cual no sólo va a favorecer un desarrollo saludable de su cuerpo, sino que también les va a ayudar a estar más relajados y de mejor ánimo en estos momentos importantes de su desarrollo.