Algo esencial para el cuidado de nuestros dientes no está en sí en el modo en el que nos cepillamos, aunque este es un factor muy importante, sino en la forma en la que nos alimentamos. No importa cuánto nos cepillemos y cuánto hagamos para cuidar nuestros dientes si nuestra dieta es mala, no hay algo que pueda revertir ese efecto. Por lo tanto, debes estar muy al tanto de qué es lo que estás consumiendo, una dieta balanceada mantendrá tus dientes más sanos.      

Además de esto, es necesario que sepas qué es lo que ocurre en tu boca a comer. Si has pasado un rato desde la última vez que comiste o bebiste algo, la boca se mantiene en una especie de reposo y esto ocasiona que los dientes se mantengan a salvo puesto que los niveles de pH no son altos. Al momento de comer en nuestra boca se da un cambio, los niveles de acidez aumentan por lo que en estas ocasiones nuestros dientes corren peligros ya que se crea un ambientes en el que tus dientes pueden llegar a disolverse.

A la boca le toma alrededor de 40 minutos volver a sus niveles de acidez normales luego de comer, por lo que entre más veces piques entre comidas, más tiempo expondrás a tus dientes antes estos potentes ácidos. Así que una recomendación importante es que evites comer demasiado entre comidas y que procures comer cosas dulces luego de haber comido algunas de las 3 comidas esenciales del día.

Sin embargo, si eres una de esas personas que no puede evitar darse un atracón entre comidas entonces lo que tienes que hacer es cuidar qué comerás. Algo que puedes hacer es tomar agua, masticar algún chicle sin azúcar o también puedes comer un poco de queso, esto ayudará a tu boca a mantenerse dentro de los límites normales de acidez y así crearás un ambiente seguro para tus dientes.

Por otra parte, algo que debemos tomar en cuenta es el azúcar en los alimentos. Bien sabido es que el azúcar en nuestros dientes es una invitación para las caries por lo que debemos estar conscientes de lo que comemos. Hay alimentos que parecen inofensivos pero contienen una gran cantidad de azúcar, como lo sería la leche, que aunque contiene propiedades que calcifican nuestros huesos, también contienen azúcar y hay niños que olvidan cepillar sus dientes luego de tomarla y dejan en su boca un ambiente perfecto para la aparición de estos dolores de cabeza en nuestros dientes.

Existen dientes que, gracias a su forma, pueden ser perfectos para creación de caries sin importar cuánto los cuides puesto que se hallan muy pegados y el cepillo no alcanza. Sin embargo, debemos procurar hacer todo lo posible para mantener nuestros dientes sanos cepillándonos bien los dientes, utilizando hilo dental y enjuague bucal.