El conejo es un roedor de un tamaño mediano, cuenta con muchas especies de las cuales varias son consideradas como plaga. Sin embargo como mascota, no te producirá ningún problema. Son muy dóciles y temerosos, y requiere mucha menos atención que un gato, aunque la interacción es menor también. Si tienes preguntas sobre estos conejos aquí resolveremos algunas de ellas en lo referente a todos los aspectos necesarios si vas a acoger uno de estos animalitos en tu casa.

Hay quienes los tienen encerrados en una jaula, personalmente me parece un animal muy grande y un poco inteligente para estar encerrado, imagínense lo que sería tener un gato en una jaula. Sin embargo, les recomiendo tener una zona delimitada en donde el conejo deba moverse.

En el momento que recibamos al conejo como mascota, lo primero que hay que hacer es llevarlo al veterinario, para hacerle unas revisiones de rutina, en general esto se recomienda con casi todas las mascotas, en especial las más grandes como perros y gatos.

En cuanto a la alimentación, se le debe proveer agua, y en cuanto a la comida, vegetales y frutas, y un poco de heno, que ya explicaré por qué más abajo.

Como la mayoría de los roedores, no es necesario bañarlo, ellos se ocupan de su higiene personal, sin embargo es necesario vigilar su aseo. Por ejemplo en días muy calurosos no les vendrá mal pasarle la mano humedecida en agua por la nuca y la parte trasera de las orejas. Si bien no hay que bañarlo, si conviene cepillarlo, ya que si les dejamos el pelo, al asearse puede ser que traguen un poco y se les formen bolas de pelo y se enfermen.

Si se lo tiene en una jaula, será conveniente que la jaula sea muy grande o liberarlo muy seguido, ya que necesitan hacer ejercicio, correr un poco por ahí, explorar y jugar.

En cuanto a lo que mencioné sobre el heno, al conejo le crecen los dientes a gran velocidad, por lo que es necesario proveerle medios para que los degaste. El heno sirve mucho, pero también se le puede proveer cartón, una madera pequeña o algún material medianamente duro que no les produzca daño.

Conviene esterilizar a los conejos, sobre todo si tienes más de uno y son de sexo opuesto. En principio, a las hembras le evitas la posibilidad de tener tumores, y a los machos el comportamiento agresivo en época reproductiva. Por otro lado, se reproducen a gran velocidad, por lo que si te descuidas tendrás muchos más conejos de lo que podías manejar.