Estos son algunos consejos orientados al mundo laboral:

  • Cuidado con lo que dices en twitter y también con los rt. En ocasiones no se trata solo de lo que decimos, sino de lo que difundimos. Hay quién nunca comenta en Twitter pero le da al rt de muchas cosas que dicen sus amigos porque les hace gracia. Cuidado con tu sentido del humor, porque todo eso será visible para el resto.
  • Crea una cuenta en Linkedln. Esta red es una de las favoritas de las empresas y es considerada la más profesional. También puedes abrirte un perfil en Google+, casi no se usa a nivel particular pero si se utiliza a nivel profesional.

Facebook, un escaparate de tu vida

Pero de todas las redes sociales, es Facebook en la que tendemos a publicar buena parte de nuestros logros y vivencias, con una auténtica biografía a través de fotos, vídeos o publicaciones que compartimos. Aquí también deberemos tener precaución para prevenir posibles problemas. Sigue estos consejos para nunca manchar tu candidatura por una publicación poco afortunada a los hojos de una empresa en la que queramos trabajar:

  • Vigila la privacidad de tu Facebook. Facebook ofrece muchas opciones de privacidad. Para empezar, puedes clasificar a tus amigos en diferentes categorías y hacer que unos puedan verlo todo y otros solo puedan ver ciertas cosas. De este modo, puedes tener una imagen pública impoluta, con tus fotos serias y dejar las cosas más personales o las bromas para un grupito más íntimo con el que compartirlas.
  • Deja siempre algo de información en abierto. Ellos juegan a espiarte y tú puedes jugar a mostrar exactamente lo que quieres que vean de ti. Deja en abierto todo lo que se corresponda a una imagen seria y controla los comentarios de tus amigos que podrían fastidiarla. No dudes en borrar todo lo que te moleste o no te parezca adecuado, no olvides que es tu muro.
  • No cuelgues fotos que puedan traerte problemas. Quizás las fotos de tu último cumpleaños en los que sales con unas copas de más te parezcan para partirte de risa. Pero no le harán tanta gracia a un posible jefe que podría llevarse una mala imagen tuya. Lo mejor sería no colgarlas, pero si lo haces gestiona la privacidad para que solo puedas verlas tú y aquellos amigos que desees. De este modo, si consigues el trabajo y nuevos compañeros te piden amistad, podrás dársela pero con acceso restringido para que cierta parte de tu vida privada continúa siéndolo.
  • No permitas que se te etiquete en fotos en las que no quieres que se te reconozca. En ocasiones nosotros cuidamos al máximo la imagen que queremos dar en Facebook y no colgamos nada que pueda resultar comprometido. Pero no podemos evitar que las fotos de la última fiesta con los amigos acaben en sus muros y de manera pública.

Si además son de los que les gusta etiquetar a todo el mundo lo mejor es que configures la privacidad de tu Facebook de modo que tengas que autorizar cualquier etiquetado. De este modo quizás no puedas evitar que la foto esté en el muro de tus amigos, pero al menos no estarás identificado en ella y no será tan evidente tu participación.