Cada año son cientos los juguetes nuevos que llegan a las estanterías de las diferentes tiendas. Los juguetes solamente tienen una función: divertir. Para elaborar un juguete se requieren de muchas horas de trabajo donde los diferentes especialistas evaluaran los pros y contras, pero en algunas ocasiones no se sabe porque dejan salir al mercado artículos que no son aptos para niños y como padres hay que tener cuidado de lo que se le da al niño para jugar. Daremos algunos consejos y ejemplos de juguetes que no debes comprar para tus hijos.

Normas para evaluar un juguete

Los juguetes de tela son muy populares más para los niños menores de 1 año y aunque pareciera que no hay problema con ellos, debemos de revisar que en su etiqueta diga que es resistente al fuego o que no sea inflamable. Dentro de esta categoría podríamos mencionar a los peluches, los cuales deben de poder lavarse sin problema. Recordemos que los niños mas pequeños tienden a meter todo en su boca, así que es muy importante que podamos lavar el juguete periódicamente.

En dado caso que el juguete sea con pinturas hay una norma muy importante y es que debemos de revisar que en la etiqueta diga que esa pintura no contiene plomo ya que esta fue la causa de muchos niños enfermos o muertos hace algunos años. También debemos de revisar la toxicidad de los juguetes que tendrán contacto directo con la piel de los niños, por ejemplo: pinturas de dedo.

Si el niño es muy pequeño se debe de tener cuidado con los juguetes de piezas pequeñas o removibles ya que corren el peligro de tragárselas así como de intoxicarse. Actualmente cada juguete tiene sus respectivas advertencias o modos de uso en el empaque, como padres es la obligación de leer detenidamente esas indicaciones. Los juguetes tienen detallado el rango de edad para el cual ha sido fabricado el juguete así que hay que poner mucha atención en este detalle.