Lamentablemente seguirán aumentando de peso, lo cual es completamente normal y si controlan su dieta deberían perderlo, si es que eso es un problema, al terminar el embarazo. La “pancita” empezará a notarse poco a poco, los pechos y los pezones seguirán hinchándose. No es de alarmarse si se te empiezan a notar las venas en la piel, hay que tener en cuenta que habrá una mayor circulación de sangre a medida que el bebé va creciendo.

Los mareos y los vómitos son intercambiados por dolores de espalda, por lo que es mejor evitar estar parada durante mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que ahora tu columna estará soportando un peso extra que ira creciendo hasta el 9º mes.

También hay buenas noticias para los que te rodean, y obviamente para ti también, los cambios de humores empiezan a mermar y las emociones se estabilizarán poco a poco.

Por otro lado, las posibilidades de aborto espontáneo caen enormemente. Hay que tener en cuenta que, a esta altura, la mayoría de los órganos vitales ya están completamente desarrollados y sin ningún problema, lo cual lo hace muy improbable. De todos modos es menester seguir visitando al médico con regularidad para seguir con los controles, detectar problemas que no pudieron haber sido vistos con anterioridad.

Y una gran noticia, es probable que en lo que va del mes, puedas empezar a sentir algún movimiento o alguna “patadita” que se puede confundir con la típica  sensación de burbujeo del estómago. 

Se sabe que las madres que ya han tenido hijos suelen sentirlas un poco antes, pero entre este mes y el siguiente ya deberías empezar a sentirlas.

La evolución del bebé

En cuanto al bebé, ya se parece a una versión miniatura de uno de 9 meses. Los órganos sexuales ya se pueden distinguir en la ecografía con facilidad, y está más proporcionado el tamaño de su cuerpo respecto de la cabeza.

Puede percibir y reconocer sonidos que provengan del exterior, en particular tu voz, motivo por el cual es muy importante que le hables suavemente, al igual que el padre. También puedes hacerle escuchar música para estimularlo.

Si bien no hay mucho que ver en el útero, tu bebé reacciona ante la luz. Su sentido del tacto también está presente, y reacciona ante estos estímulos.

Por otro lado, su sentido del gusto esta bien desarrollado ya, e incluso se sabe que puede distinguir sabores a través del líquido amniótico que traga, obviamente de acuerdo a lo que comas. Lamentablemente no podrás saber si estás comiendo algo que no le gusta.

En cuanto a su forma, en promedio debería pesar alrededor de 150 gramos y no medir más de 15 centímetros. Sus huesos de a poco se van endureciendo y se le terminan de definir los dedos de las manos y los pies.

Por otro lado, las células nerviosas se desarrollan con más velocidad que en el mes anterior y poco a poco su cerebro ira creciendo y empezará a conectar las neuronas que lo componen.

También es el momento en que los folículos pilosos se forman, que es lo que en un futuro formará el cuero cabelludo, y de donde obtendrá el pelo tu bebé.

Por último, el lanugo estará recubriendo casi todo su cuerpo. Esto es un grupo de pelos muy finos que protegen al bebe y sirve de aislante térmico, que para el final del embarazo se le caerá por si solo para luego ser digerido por el feto.