• Presupuesto de la boda. Dependiendo del tipo de celebración que hagan los novios les va a suponer un gasto mayor o menor y por lo tanto, debemos más ajustarnos a cubrir parte de los costes que les generamos al invitarnos. Lo habitual es dar como mínimo el mismo dinero que cuesta el cubierto del banquete al que asistiremos. Pero debemos tener en cuenta que los costes de una boda van más allá del menú, sino que deben pagar los fotógrafos, ceremonia, coche de novios… Por lo tanto, si tienes dudas averigua más o menos el precio de los menús del restaurante donde tendrá lugar la boda y añade entre 20 y 50 euros de más; así acertarás con el ‘futuro matrimonio’.
  • Tu situación económica. Si eres una persona cercana a los novios éstos conocerán tu situación económica de primera mano, así que si consideras que el regalo que vas a entregar no cubre ni tu propio menú, lo mejor es que lo hables abiertamente con la pareja. Muchas personas optan por no ir a una boda por no tener dinero que ‘regalar’ a los novios, y generalmente a éstos no les importa no recibir nada si a cambio esa persona puede asistir. También puedes ofrecerte darles tu obsequio más adelante cuando puedas permitírtelo o tener un detalle más simbólico y económico con ellos.
  • Relación con los novios. Aunque los gastos por invitado son iguales de cara a los novios, no es lo mismo asistir a una boda siendo el hermano de quién se casa que siendo un antiguo compañero de colegio; por lo tanto, valora la relación que tienes con los novios. Generalmente un invitado ‘normal’ da a los novios alrededor de 125 y 150 euros por persona, por lo que para los familiares más cercanos la cifra debe ser entre los 150 y los 200 euros como mínimo. De aquellas personas que tienen que costearse un desplazamiento hasta el lugar de la celebración, los novios suelen esperar de ellas entre 50 y 100 euros.

¿Cómo dar el dinero a los novios?

Una vez decidida la cantidad de dinero que vas a dar en una boda, toca elegir cómo lo vas a entregar. ¿Quieres hacerlo de forma original? ¿Simplemente quieres que dispongan de tu dinero para que con él puedan pagar parte de presupuesto de la ceremonia? A continuación te dejamos algunas ideas para que elijas la que más se adapta a tus necesidades según tu relación con el futuro matrimonio.

  • Ingreso en cuenta bancaria. Desde hace unos años se ha hecho muy popular que los novios adjunten junto a la invitación de bodas un número de cuenta bancaria donde los invitados pueden ingresarles el dinero. Este método es un tanto frío, pero para muchos novios y asistentes les facilita este ‘trámite’ de toda celebración. En ocasiones, los novios disponen de una cuenta bancaria pero no la facilitan al menos que los invitados se la pregunten. Hay personas a favor y otras en contra, pero aunque pueda parecerte una práctica distante, los novios podrán pagar parte de la boda con ese dinero que le den los asistentes por anticipado.
  • Entrega en un sobre. Un clásico es dar el dinero en un sobre, y generalmente las personas que lo hacen de esta forma lo entregan en el mismo día de la boda. Para los novios no suele ser muy práctico ya que en el día de la celebración estarán pendientes de mil cosas y no se acordarán de quién les dio o no dinero durante la jornada. Si optas por esto y quieres que no parezca frío, incluye una postal en su interior o escríbeles una pequeña carta dándoles personalmente la enhorabuena por esa nueva etapa juntos.
  • Regalo original. Y especialmente los amigos son los más aficionados a ponerles a novios ‘difícil’ el acceso al regalo de bodas. Las técnicas para esconderlo pueden ser de lo más sofisticadas, así que de ti dependerá el grado de complicación para que lo adquieran. Puedes meterlo en algún objeto que represente a los novios o sobre algo que les guste; y si sois varias las personas que lo queréis entregar juntos y consideráis que es mucho dinero, podéis meterlo en una cuenta bancaria y que sea el número de ésta lo que los novios deban averiguar mediante pruebas.