En nuestra vida cotidiana consumimos alcohol solo cuando vamos de fiesta o en alguna ocasión especial. Sin embargo, existe una cantidad estipulada por los especialistas para consumir alcohol diariamente sin afectar nuestra salud. Ahora bien, esto no contradice la idea que planteamos al principio, ya que sabemos que esta sustancia es adictiva y lo ideal sería no consumirla.

Beneficios para la salud

Algunas investigaciones han descubierto que el consumo moderado de alcohol tiene ciertos beneficios para la salud. Hasta ahora hemos hablado del alcohol en general, pero debemos aclarar que el mejor licor para consumir es el vino, de acuerdo a los especialistas.

De este modo, el vino no solo es relajante, sino que puede contribuir a la prevención de diversas enfermedades. Inicialmente encontramos un importante efecto en la estimulación de las vías circulatorias, por lo que ayuda a disminuir la presión sanguínea. Además contiene resveratrol, una sustancia muy eficaz en la prevención del Alzheimer. Igualmente, se ha detectado que el vino puede ayudar a disminuir los daños letales que produce el consume del cigarrillo.

Cantidad recomendada 

Claro está, todos estos beneficios se obtienen si el consumo del alcohol es regulado, ya que si excedemos la cantidad recomendada, no tendremos beneficios sino graves consecuencias para nuestra salud.

Los estudios sobre el tema fueron contradictorios desde el principio. Sin embargo, debemos recordar cómo el vino fue muy utilizado en la época medieval y se bebía casi en la misma medida que el agua. Así, se recomendaba al menos dos o tres copas diariamente para los hombres y una para las mujeres.

Se observa que la cantidad de licor recomendada varía en función del sexo, la constitución física, la edad y otras características particulares de las personas. Actualmente, la dosis recomendada para ambos sexos es de una cuarta parte de una copa de vino, lo que equivale a una porción que pesa entre 22 y 32 gramos aproximadamente.

Lo mejor es calcular a ojo, ya que será difícil determinar que estamos consumiendo la cantidad exacta. En todo caso, debemos consumir siempre en cantidades bajas, y en la medida de lo posible, evitar excedernos. La ventaja de consumir poco licor es que podemos hacerlo todos los días sin perjudicar nuestra salud, sino más bien favoreciéndola.