• Organización y administración: Esto no se trata de tener una oficina organizada y ese montón de documentos que puedes utilizar, a lo que nos referimos es a la administración de tu empresa o negocio. El tiempo que malgastas no se recupera, por ello es propicio crear una agenda en la cual administres de la mejor forma tanto el tiempo, como el dinero  que necesites. El objetivo es lograr finalizar el mayor número de cosas que puedas durante la jornada laboral. Una buena administración es una de las bases para que un emprendedor tenga éxito en su negocio.
  • Planifica todo: Planificar debe ser importante, esto no solamente hará solidos varios aspectos de tu empresa, sino que además creará ciertos hábitos que necesitas practicar y llevar a cabo si quieres ser un buen emprendedor. No solo es planificar por planificar, debes analizar muy bien las cosas que quieres llevar a cabo, que necesitas, cómo lo quieres, y si será o no beneficioso para ti y tú negocio. Fijar un plan de negocios en una agenda te ayudará a fortalecer tus ganas de alcanzar lo que tanto anhelas.
  • Respeta a tus clientes: El respeto no solo se trata de ser amable con tus clientes y usar normas de cortesía con ellos, es mucho más que eso. Debes tener en cuenta que a pesar de los productos y servicios que ofrezcas quienes decidirán si triunfas o fracasas en el camino, son tus clientes. Ofrece la mejor energía y disposición que tengas, crea sólidas comunicaciones con ellos, así sabrás que necesitan tus clientes, sin olvidar ofrecerles la mayor calidad en tu servicio y productos.
  • Toma con seriedad tu negocio: Muchos emprendedores creen que el comienzo de un  negocio es fácil, y quizá así lo parezca para muchos, pero nada que sea fácil terminará de la mejor manera. Grandes emprendedores comenzaron desde abajo, escalando posiciones y tomándose con seriedad cada responsabilidad que se le otorgó. Recuerda que por muy divertido que pueda ser trabajar con lo que te apasiona debes tener seriedad en tu negocio. 
  • Responsabilidad y constancia: Cumple con cada asignación que tengas, y sobre todo hazlo durante el tiempo establecido. Recuerda que cada trabajo que tengas por más sencillo o pequeño que pueda parecerte puede llevarte al éxito. Respeta, cumple y obedece las órdenes que debes seguir. Ser responsable te ayudará a avanzar en tu negocio. Si eres un empresario junior, quizás tendrás días duros donde creas que no lo lograrás, olvida eso. Aunque el camino a veces parecerá complicado, la recompensa al final de este valdrá la pena.