Cuadros en colores azules y celestes

Se dice que estos colores provocan sensaciones de tranquilidad y relajación, por eso se recomiendan no solo en los cuadros sino en la habitación en general. Pero bueno, podemos usar cuadros abstractos con estas tonalidades o fotografías con estos filtros para un mejor sueño.

Cuadros sobre la naturaleza

El aire libre, el mar calmo, los ríos y bosques, todo esto nos recuerda tranquilos días en la naturaleza, y este tipo de cuadros en fotos o en pinturas son excelentes. Mas evita los mares rompiendo olas, los animales captados en movimiento o paisajes un tanto depresivos como los de lluvia o niebla, ya que pueden generarnos querer dormir pero por el bajón al ánimo que nos dan, y la idea es dormir en paz, no tristes.

Cuadro sobre la naturaleza en un dormitorio

Cuadros de nuestra familia

Estar orgullosos de nuestros hijos, anhelar las comidas de mamá o recordar la luna de miel es hermoso, y relajante también, por lo que los cuadros familiares son perfectos para los dormitorios. Claro está si tenemos problemas familiares seguro estos nos generan más preocupaciones que relax así que es mejor cambiaros por algunos de la naturaleza.

Qué evitar en los cuadros para un dormitorio

En definitiva los cuadros que nos recuerden al trabajo deben salir del dormitorio, como por ejemplo los que tienen letras y poemas escritos en ellos pueden ser muy hermosos para la mayoría de las personas, pero si se escribe para vivir estos quedan fuera, lo mismo los de números para maestros y matemáticos, etc.

Los cuadros que generen un sentido contrario al descanso como los que luzcan colores muy intensos o manchas violentas, ya que no ayudan a la relajación ni a crear un entorno grato para descansar.

Además, los cuadros demasiado grandes o en formatos gigantes también se deben evitar porque visualmente son pesados y llaman mucho la atención, creando la sensación de que existe una presencia más en el cuarto, y bueno es obvio que no son los más adecuados para relajarnos.