Pero además, pueden ser un elemento decorativo que ofrezca personalidad a una vivienda. Un ejemplo son las puertas con cristales decorados que pueden conseguirse con diversos métodos.

Cristal esmerilado

Es una de las técnicas más clásicas. El vidrio se trata para que pierda su transparencia, dejando pasar la luz pero no permitiendo ver el interior de las habitaciones. Este tratamiento de esmerilado se puede hacer obviando algunas zonas utilizando para ello una plantilla y formando un dibujo con la parte que continuaría siendo totalmente trasparente.

Es una de las técnicas clásicas pero gracias a los nuevos diseños está de nuevo de total actualidad y se puede ver en las puertas de muchos locales e incluso de oficinas.

Cristal dibujado al ácido

Grabar cristal con ácido es también una técnica clásica que permite, por ejemplo, crear un dibujo en una copa. Aplicada a los cristales de las puertas o a las puertas realizadas totalmente en cristal, esta técnica permite acabados informales o más artísticos.

Letras en las puertas de las cocinas, dibujos más trabajados para la puerta del salón o creaciones infantiles para un dormitorio de niños, todo es posible con este tipo de grabación.

Este tipo de técnica se utiliza también para decorar espejos y mamparas de baño, al igual que la que vamos a ver a continuación.

Cristal dibujado a color

Posiblemente sea la técnica más moderna y vanguardista de todas las que hemos visto. Permite realizar dibujos a todo color, tanto diseños propios como reproducciones de obras de arte. Incluso permite que sea el propio comprador el que lleve su diseño para que se haga realidad.

Estos diseños son perfectos para todo tipo de decoraciones ya que permiten colores muy diferentes y diseños que se adaptan a todos los gustos.

Efecto vidriera

Un clásico que siempre estará de moda y que ahora mismo está de actualidad. Las vidrieras siempre estarán de moda aunque sean disimuladas en el cristal de una puerta. Se puede optar por diseños clásicos o por los más modernos que incluso se han adoptado en más de una iglesia.

Este efecto queda bien en la puerta principal o en la puerta del salón, pero se debe de evitar como algo a colocar en toda la casa ya que el efecto podría resultar demasiado recargado.

Vinilo

Una opción si ya tienes cristal en tus puertas y quieres actualizarlas pero no gastar dinero en comprar vidrios nuevos. Elige un vinilo bonito y pégalo sobre el cristal. El efecto puede ser también muy bonito y saldrá muy económico realizar el cambio. Además, si te cansas de un modelo solo tienes que retirarlo y colocar otro.