Ser criador es algo muy serio y estos son cuatro consejos para llegar a ser un buen criador de perros o de gatos en España:

  1. Fórmate e infórmate sobre la raza con la que quieres trabajar. Debes de conocer a fondo la raza en la que te vas a hacer experto criador, pero también debes de amarla. Si ves esto como un simple negocio, al final tus animales saldrán perjudicados. La mayor recompensa de un criador es el orgullo de ayudar a conseguir animales de raza con las mejores características, mejorando incluso las líneas existentes. Para esto, muchos criadores viajan a otros países buscando la pareja adecuada para cruzar a uno de sus animales. Es un trabajo arduo y no se trata tan solo de comprar unos cuantos perros y ponerlos a procrear.
  2. Ten un lugar adecuado en las mejores condiciones y que cumpla con los requisitos legales. Cada Comunidad Autónoma, incluso cada ayuntamiento, tiene unas normas para poder conseguir todos los papeles legales para disponer de un lugar donde instalar un criadero de animales. No se trata tan solo de un núcleo zoológico, sino de cumplir toda una serie de requisitos variables de una zona a otra. Es importante tener un buen asesoramiento legal para poder saber todo el papeleo que vas a necesitar y todos los permisos que te van a exigir antes de comenzar a trabajar, ya que de otro modo puedes llevarte sorpresas inesperadas que supongan un importante varapalo económico o una obra que ya no se pueda afrontar.

Hemos visto dos consejos importantes para dedicarse a ser criadores, pero los criadores ya expertos creen que aunque esas recomendaciones son muy importantes ya que ayudan en la infraestructura, las más importantes, las que de verdad van a determinar el tipo de criador que vas a ser, serán las dos que hemos dejado para el final y que están directamente relacionadas con el animal.

El primero de estos consejos es formarse a fondo sobre la raza. Los cursos que se ofrecen en muchos lugares así como los libros, ayudan a la formación. Pero la manera ideal de llegar a ser un buen criador es poder combinar toda esta formación teórica con una buena formación práctica. La mejor forma de obtener esta es por dos vías: trabajando con perros ya sea voluntariamente en protectoras, bajo la supervisión de profesionales o trabajando directamente con criadores que enseñen de una manera directa todos los entresijos del oficio y que ayuden con todos esos aspectos del animal que los libros no pueden reflejar y que solo se conocen mediante el trabajo diario con ellos.

Información para criar perros o gatos

Hazte con buenos ejemplares

Aunque nos hemos centrado en el trabajo de criador de perros, debido a que es el más habitual, es importante recalcar que también existen expertos en determinadas razas de gatos muy codiciadas. Si entre los criadores de perros existe la competencia desleal de gente que cruza a sus propios perros y los vende sin poder dar garantías, entre los gatos existe aún en mayor grado, ya que es mucho más fácil criar gatos incluso en el propio domicilio, aunque no sea algo recomendable.

Una vez que vamos a dar el paso para convertirnos en criadores necesitamos buenos ejemplares de la raza escogida. Sin buenas hembras para que nos den camadas con garantías no hay cachorros. Escoge siempre los mejores ejemplares dentro de tus posibilidades y trata a las hembras como seres vivos que merecen respeto y cuidados. Explotar a las hembras no solo es una forma de maltrato, sino que también repercute en la calidad de los cachorros, por lo que doblemente estaremos tirando piedras en nuestro propio tejado.

Es habitual comenzar con al menos una hembra y quedarse luego con alguna procedente de la primera camada para contar con más ejemplares. Los machos nos ayudarán por un lado a que nuestras hembras se reproduzcan, pero si tienen el suficiente nivel podremos también ofrecerlos para alguna monta, consiguiendo de esta forma algunos ingresos extras.  Eso sí, recuerda que el orgullo de tener buenos animales será tu principal pago y no esperes hacerte rico con esto, que debe de ser una actividad más de devoción que profesional.