La época más conveniente para la cría del Agapornis es la del inicio de la primavera, puesto que en otra época del año existe el peligro de que los polluelos mueran debido a las bajas temperaturas en invierno y las altas temperaturas en verano.

Crías de agapornis

Al igual que ocurre con el resto de la familia de los loros, los agapornis son muy meticulosos a la hora de hacer un nido cuando tienen que criar. Se aseguran de que sea un hogar para sus polluelos seguro y cálido. Para construir el nido usan diferentes materiales como, por ejemplo, ramas, plumas y hojas. Es muy posible que el macho trabaje para construir el nido, sobre todo en lo que tiene que ver con desmenuzar los materiales, pero la que hará la mayor parte del trabajo será la hembra, quien tiene una constitución más fuerte. Para ello, antes de llevarlo al nido, cargará los materiales con las plumas de la rabadilla para transportarlos hasta él.

Nido preparado para sus crías

En cada cría, la agapornis hembra pone de tres a cinco huevos. Por regla general, será ella la que incubará los huevos, aunque también puede colaborar el macho. El tiempo que transcurre hasta que los polluelos rompen el cascarón es de entre 22 y 25 días. Unos cuarenta días después de romper el cascarón, los polluelos empezarán a abandonar el nido.

Os dejamos con un vídeo en el que podéis ver cómo preparar un nido para estas aves de una forma muy sencilla: