Para crear un huerto en tu casa no necesitas de grandes espacios y puede abarcar el tamaño que tú creas conveniente. Tampoco es problema si vives en un apartamento a metros del suelo. Te mostraremos maneras sencillas de tener tu pequeña área verde sin necesidad de que tengas un patio grande o en si un patio. Lo que si debes tener en cuenta es el tipo de planta que sembraras, ya que hay algunas que por su tamaño necesitaran de espacios mas grandes o altos en el caso de las hortalizas.

Tienes que informarte un poco de los tipos de hierbas que deseas plantar, sus necesidades básicas de agua y sol. Recuerda que hay plantas que requieren más sol que otras o agua, así que tienes que estar al tanto de ese punto para que tu huerto crezca verde y abundante. Como primer punto debes buscar un lugar al que la luz del sol llegue sin problemas. La mayoría de plantas debe recibir por lo menos unas 6 horas de luz al día, así que debes evaluar tu espacio.

La única diferencia para los huertos caseros es el tipo de casa. Si tú vives en un apartamento donde solo posees una terraza y no tienes acceso a un espacio con tierra, solo debes conseguir alguna canasta de plástico o madera a la cual  le colocaras una maya  con la cual dejes pasar el agua pero no se pueda colar la tierra. Llenaremos de tierra esta canasta y solo con esto ya tendremos nuestro pequeño espacio para sembrar lo que nosotros queramos. Si tenemos un patio, la tarea es más fácil ya que solo debemos ubicar un espacio donde del sol y no pueda ser dañado por tu mascota.

Ya que tenemos listo nuestro espacio tenemos que conseguir las herramientas necesarias para el cultivo como la pala o un rastrillo, así como las semillas que usaremos. Todo esto podemos encontrarlo fácilmente en nuestra ferretería de confianza. Puedes asesorarte con el personal de la tienda en las mejores o las semillas más fáciles de cultivar. También recuerda de adquirir un buen abono para mantener a tus hierbas con los nutrientes que necesitan.

Entre las plantas mas comunes para sembrar están el perejil, los tomates, la hierba buena, tomillo, cilantro, entre otros. Recuerda que al sembrar las semillas estas no deben quedar a mucha profundidad. También se debe tomar en cuenta la distancia de cada una ya que no pueden quedar demasiado juntas, con esto evitaras que se quiten entre ellas el agua o los nutrientes de la otra.