Los cambios pueden ser físicos o psicológicos así como también de espacio. En realidad hay muchos cambios que le esperan a una pareja. Cuando alguien se convierte en padre o madre de familia descubre fuerza o motivaciones que no pensó tener dentro y que solo en el momento de defender o cuidar un hijo se descubren. Incluso puedes llegar a sobrepasar los límites que creías que tenías ya que muchas veces te sentirás cansada pero aun así seguirás dando todo lo que tienes por tu hijo.

Una nueva etapa donde comprendes a tus propios padres comienza y te identificas con cada una de las frases o acciones que ellos hicieron contigo. Comprendes la importancia que es el padre o  madre en el cuidado de un bebé y entonces te preguntas si podrás querer a alguien más así como quieres a tu pequeño hijo. Dentro de la casa también habrán cambios ya que la palabra “seguridad” será tomada más enserio. Algo tan básico como no dejar cosas en el suelo o lavar debidamente algo tendrán un nuevo sentido.

La tranquilidad y el silencio tendrán un nuevo significado y los valoraras mucho cuando estos ocurran y más si son en plazos cortos. Esto aplica también para los momentos con tu pareja ya que se volverán un poco más difíciles de encontrar, pero esto hará que sean más valorados y disfrutados.  El espacio de tu casa será compartido entre coches, cunas y pañales mientras son sustituidos por juguetes tirados en el suelo. También adquirirás un nuevo índice de tolerancia ya que tu bebé tendrá muchos accidentes por la casa y sobre ti, así que prepara muchos paños limpios.

Tu paciencia será puesta a prueba al límite pero recuerda también que dentro de esos cambios se vienen muchos momentos inolvidables con tu bebé. Desde el momento de su nacimiento te dará muchos momentos para tu recuerdo y deleite. Desde sus primeros pasos o esa primera palabra, todo te hará recordar que tu esfuerzo y sacrificio está siendo por algo o más bien por alguien. Recuerda que todo pasa y luego de algunos momentos donde tendrás que adaptarte a todo, vendrán momentos de mucha felicidad junto al nuevo integrante de la familia y luego todo lo malo será un gracioso recuerdo. Dale buena cara a la vida que se te viene y todo resultara en algo positivo.