Esta técnica no solo sirve para cortar pasteles, sino que puede ser aplicada a otro tipo de objetos o alimentos circulares, que no serán consumidos de una sola vez sino de forma gradual. Esta iniciativa permite que se conserven de una forma más adecuada en el refrigerador y evita que las partes que quedan expuestas se sequen.

Adiós al triángulo

La forma más común de cortar un pastel es mediante la técnica del triángulo, que consiste en hacer dos cortes que se encuentran en un mismo punto y así se logra extraer una sección del círculo. Aunque es una forma válida, este tipo de cortes no es adecuado para la conservación del resto de la porción del pastel, e incluso puede llegar a hacer que sea insuficiente para todas las personas que lo probarán.

Será mejor un corte rectangular de la tarta

Primer corte

Para realizar el primer corte, también se recomienda cortar en dos líneas, pero que estas no den al mismo punto, sino que sean paralelas. Para ello, debe situarse el corte en el centro del círculo. Esto generará una especie de rectángulo, que a su vez puede ser cortado en las porciones que desee. En este caso, quedarán dos medias lunas que deberán ser juntadas y formar un nuevo círculo, u óvalo, esto es fundamental, ya que permite que ningún lado interno del pastel tenga contacto permanente con el frío del refrigerador. Para mantener unidas las dos medias lunas, se puede utilizar una cinta elástica.

Segundo corte

El segundo corte conserva la misma idea que el anterior, es decir, dos líneas perpendiculares en el centro, con la pequeña diferencia de que debemos girar el pastel a unos 180 grados. Así, quedarán cuatro pequeños triángulos, que igual podrán juntarse para formar un nuevo círculo y servir para el tercer corte.

Tercer corte

El tercer corte se efectúa bajo el mismo principio que los precedentes, pero debemos rotar nuevamente el pastel a 180 grados, en la posición que tenía en el primer corte. En algunos casos, este es el último corte que se realiza, todo dependerá del tamaño del pastel.

Además de la estrategia de corte, el secreto para que el pastel se conserve fresco en el refrigerador es ajustar bien cada una de las partes, a fin de conservar toda la estructura interna resguardada ante el frío.