Nadie en su sano juicio discute que es necesario que el dueño de un perro recoja las deposiciones de este sobre la acera, pero pocos parecen pensar que no se trata tan solo de multar y recaudar, sino también de habilitar lugares para los perros en la ciudad. Aun son muchas las ciudades españolas que carecen de parques para perros en condiciones, donde poder soltarlos y permitir que corran y jueguen en total libertad.

Cada vez que se hace una propuesta de este tipo hay quien saca a relucir que es mejor hacer parques para niños, como si alguien lo pusiera en duda. Por supuesto son necesarios parques para niños, y para familias, y lugares de ejercicio para la tercera edad. Y unos no son excluyentes de los otros pues todos los ciudadanos pagamos impuestos y tenemos derecho a unos servicios.

¿Qué necesitan los perros en las ciudades?

Necesitan espacios para realizar ejercicio, como parques en los que poder correr o entrenarse. Pero también lugares a los que poder acudir a realizar sus necesidades. Si hubiera lugares adecuados en cada barrio tan solo habría que enseñar al animal que al igual que no defeca u orina en casa, tampoco lo haga en la calle hasta llegar a la zona adecuada. Y es que la orina de los perros puede ser también un problema si dejamos que marquen portales y coches sin corregirlos debidamente.

También es necesario realizar un correcto censo de mascotas, pero uno que funcione adecuadamente, de modo que se pueda controlar qué ha sido de cada animal en todo momento y prevenir así los abandonos.

Y también necesitan de dueños responsables, que no solo lo tengan cuidado, con las vacunas al día y recojan las heces del can, sino que por ejemplo, no lo lleven suelto sin pensar en las consecuencias que pueda acarrear. Así vemos titulares como los de hace poco, en los que leíamos que dos perros se enzarzaron en una pelea en un parque de una ciudad española. Uno de ellos murió y lo peor de todo es que la escena tuvo lugar delante de un grupo de niños que estaban de excursión.