Caemos muy a menudo en el error de pensar que si algo es natural no puede hacernos daño, olvidando que la cicuta o el cianuro son también productos muy naturales. Sin llegar a esos extremos, vamos a ver qué problemas puede causarnos la sábila.

Contraindicaciones del aloe vera al usarlo en la piel

Es muy preocupante cuando en algunos blogs se lee que el aloe no tiene contraindicaciones en su aplicación tópica, ya que no es cierto. En cualquier centro médico te dirán que han visto casos de personas que por aplicarse aloe cuando no era conveniente han llegado con la piel muy irritada.

Seguramente la principal contraindicación del uso del aloe vera en la piel sea la que se refiere a las heridas abiertas. Dado que la sábila ayuda a cicatrizar bien, algunas personas creen que puede hacerlo también con heridas abiertas y aplican la hoja de la plata partida para que suelte el jugo en el corte o en la ampolla abierta.

Pero esto causa una mayor irritación y puede incluso originar un problema más serio. Lo mismo ocurre cuando hablamos de quemaduras. Si estas son superficiales, se puede aplicar aloe sin problema, pero si las quemaduras son más graves, es mejor no hacer nada sin el consejo de un médico.

Existen personas que son alérgicas al aloe y por tanto no deben aplicárselo en la piel. No es una alergia frecuente pero existe y se manifiesta con picores y molestias, por tanto si se notan estos efectos al utilizar un gel de sábila, lo mejor es dejarlo inmediatamente.

Contraindicaciones del aloe vera al ingerirlo

El gel de aloe es muy laxante, por lo que no deben de tomarlo personas que presentan problemas de este tipo ya que pueden acabar con pérdidas de potasio o deshidratación. Sí es aconsejable para aquellos que sufren de estreñimiento, que pueden tomar este ingrediente en forma de zumo de aloe vera.

El aloe rebaja los niveles de azúcar en sangre, por lo que debe de ser tenido en cuenta por los diabéticos que toman medicación, ya que podrían sufrir una hipoglucemia. En estos casos, deben de consultar a su médico antes de comenzar a tomar aloe.

Los niños pequeños no deben de consumir aloe ya que puede irritarles el sistema digestivo todavía inmaduro. Por esta misma razón no lo deben de tomar las mujeres que dan el pecho ya que pueden transmitirlo a sus bebés.

Las mujeres embarazadas tampoco deben de tomar gel de sábila porque puede causar contracciones en el útero que podrían desencadenar un aborto.

Como se ha podido ver, incluso aquellos productos naturales más sanos pueden no ser adecuados en todo momento ni para todas las personas. Si tienes dudas sobre el uso del ale consulta a tu médico o a un especialista en medicina natural.