Entrenamiento progresivo

Una de las tendencias en el momento de regresar al gimnasio después de haberlo dejado durante algún tiempo, es intentar volver con mucha intensidad en cuanto a la realización de los ejercicios y el desarrollo de la rutina de entrenamiento. Aunque está bien tener entusiasmo, debes saber que lo mejor es tener paciencia y reincorporarte de forma progresiva a la rutina, esto implica hacer un bajo número de repeticiones, no trabajar con tanto peso, etc. Naturalmente, deberás asesorarte con el entrenador, para que planifique una rutina de acuerdo a tu grado de capacidad física al momento de regresar al gimnasio.

Retoma la dieta

No olvides que no es suficiente con volver al gimnasio, también necesitas retomar tu plan alimenticio, a fin de obtener resultados más eficientes y en el menor tiempo posible. Si estabas haciendo una dieta antes de dejar el gimnasio, puedes retomar esa, o planificar una nueva, de acuerdo a tu peso y condiciones. En caso de que nunca hayas modificado tu alimentación mientras entrenabas, puede ser una buena oportunidad para hacerlo, así que no dudes en buscar asesoría y mejorar tu alimentación.

Organiza tu tiempo

Procura establecer un horario para tu entrenamiento cotidiano, a fin de que no faltes y puedas trabajar de forma continua cada semana. La idea es que no tengas que abandonar el gimnasio por falta del tiempo, y la clave para lograrlo estará en la planificación. Al establecer esta actividad como parte de tu rutina diaria, serán menos las posibilidades de que faltes y podrás observar cómo mejora tu salud y estado físico.

Constancia

Recuerda que para lograr tus metas con un entrenamiento en el gimnasio, debes ser constante. De lo contrario, todas las iniciativas que lleves a cabo perderán valor, ya que al dejar de ejercitarte tu organismo se ralentiza y esto entorpecerá el proceso. También debes tener en cuenta que en ocasiones los resultados se observan de forma progresiva, de modo que esto debe ser un estímulo para continuar entrenando.