Por lo general, todos sabemos las reglas básicas de la alimentación saludable, pero cuesta mucho ponerlas en práctica. En la mayoría de los casos, las personas optan por alimentos más rápidos debido a la falta de tiempo, y estos suelen ser los que mayor contenido de grasas poseen. A continuación, veremos algunos consejos útiles para que comiences a incorporar buenos hábitos alimenticios a tu vida y comiences a sentirte mejor y más pleno.

Consejos para alimentarnos mejor

Como ya hemos mencionado anteriormente, muchos de nosotros ya conocemos las reglas básicas de una buena alimentación pero cuesta mucho ponerlas en práctica. Por eso, les traemos algunos consejos que lo ayudarán a lograr este objetivo sin complicarse demasiado la vida.

  1. Horarios. Tener horarios establecidos para comer y además tener ya programado lo que vamos a ingerir suele ser una buena manera de mantenernos fieles a la dieta saludable que hemos elegido.
  2. Lácteos. Una forma sencilla de bajar las calorías en nuestra alimentación es a través del consumo de lácteos descremados. Estos tienen un índice mucho más bajo de grasas, son alimentos más ligeros y el sabor es prácticamente el mismo.
  3. Grasas saludables. Todos necesitamos de las grasas en el organismo para funcionar, pero si queremos mantener buenos hábitos alimenticios lo mejor es optar por los más saludables como el aceite de oliva o el aceite extra virgen.
  4. Pescado. Este es uno de los alimentos más subestimados del mercado. El pescado es extremadamente saludable, ya que contiene omega 3 que es ideal para proteger el corazón entre otras cosas. Se recomienda comer tres veces por semana una porción de este alimento.
  5. Masticar. Debemos aprender a masticar despacio los alimentos, así no solo nos sentiremos más llenos sino que además la digestión será mucho más sencilla y le haremos un favor enorme al organismo.
  6. Frutas y Verduras. Esto es un “must” en cualquier dieta saludable. Al menos 600 gramos diarios de frutas y verduras deben estar en nuestra alimentación diaria.
  7. Carnes. Debemos evitar los cortes de carne que tengan mucha grasa. Las más recomendadas para una alimentación saludable son el pollo, el pavo, y las carnes vacunas magras.
  8. Azúcar. Es fundamental evitar todo tipo de producto demasiado azucarado como por ejemplo, las gaseosas o refrescos. Contienen una enorme cantidad de calorías vacías que no nos sirven para nada y nos hacen aumentar de peso. Si te gustan las gaseosas, siempre están las opciones light.