Material del calzado

El material del calzado debe ser flexible pero lo suficientemente resistente para soportar el uso cotidiano que el niño pueda darle, al mismo tiempo, debe brindar la posibilidad de ventilación, de modo que los pies no sientan tanto calor. Evita los materiales sintéticos y escoge aquellos calzados fabricados con cuero y otras pieles.

Evita los tacones

La altura del tacón del zapato deberá ser muy baja, recuerda que el niño todavía está en etapa de crecimiento y usar tacones puede perjudicar no solo la forma del pie y la manera de caminar, sino influir en alteraciones de la columna vertebral. Del mismo modo, mientras menos tacón tenga el zapato, el niño tendrá más equilibrio y podrá moverse cómodamente.

Suela ancha

En cuanto a la suela, y la plataforma sobre la que se coloca el pie, procura que esta sea lo suficiente ancha en la parte delantera, para que no presione los dedos ni genere malformaciones en el pie. Lo ideal es que la parte delantera del zapato llegue entre medio y un centímetro más del dedo más largo del pie. También debes hacer la prueba del calzado con unos calcetines gruesos.

Talla adecuada

Es usual que algunos padres utilicen la técnica de comprar zapatos más grandes para que duren más tiempo siendo usados por sus hijos. Esto funciona en algunos casos, pero también puede causar problemas como laceraciones o alterar la forma del pie. Igualmente, algunos padres hacen que sus hijos usen el calzado que han dejado sus hermanos más grandes, esto debemos cuidarlo, porque los tamaños y la forma de los pies pueden ser distintos.

Sujeción firme

Otra característica para elegir un buen calzado para niños, es que estos tengan una sujeción firme al pie. De las diferentes formas existentes para sujetar el zapato, lo más recomendable es usar los cordones o los de cierre de velcro, ya que son fáciles de quitar y poner. Esto es ideal para los niños que son muy activos. El zapato debe estar bien sujeto al pie, precisamente para evitar accidentes, y debe llegar por debajo del hueso del tobillo permitiendo un buen nivel de movilidad.