La higiene es lo más importante

Pero antes que nada, lo primero que se debe haber es asegurarnos de que estemos nosotros higienizados, en especial las manos.

Aplicar los mismos cuidados para el biberón o mamadera, y para cualquier otro utensilio que usemos.

Leche líquida o en polvo

Cumplido con estos pasos previos y asegurada la higiene nuestra y del biberón, quedan 2 caminos, que dependerá si usamos leche líquida o en polvo.

Si usamos la leche líquida no hay mayor dificultad que ponerla en el biberón y dejarla a calentar, cosa que explicaré en breve.

Si se usa leche en polvo, en principio evitar diluir la leche en agua de grifo o de canilla, sino que se recomienda usar agua mineral sin gas. Consultar al pediatra las medidas de leche que se deben poner y respetarlas, y por último revolver bien con una cuchara larga a fin de evitar la formación de grumos.

Calentador para biberones

Cómo calentar el biberón

En fin, una vez que tengamos el biberón lleno, habrá que calentarlo pero con mucho cuidado.

Primero que nada, no se lo pone directamente al fuego, sino que se calienta a baño maría. Por si alguno no sabe, este método básicamente consiste en sumergir el biberón en un recipiente más grande, que puede ser una olla para hacer fideos por ejemplo, lleno de agua y calentarlo a fuego. De esa forma el calor se transmite de forma lenta, constante y uniforme y se evita quemar lo que se quiere calentar.

Se mantiene así por 15 minutos, agitándolo levemente cada 5 para asegurarse que se caliente de manera uniforme.

Hay quienes usan el microondas, en este caso se debe hacer con el biberón parado y sin la tapa, para que se escape el calor y no se caliente de más.

Al sacarlo hay que agitar un poco, ya que el microondas suele calentar más la parte superior.

Independientemente del método que se use, la temperatura no debe ser mayor a los 37 grados Celsius. Se puede comprobar con un termómetro, o si no tenemos la piel muy fría, verter unas gotas sobre el dorso de la mano, cuanto más cercano a 36 grados y medio esté la leche, menos se sentirá el calor.

Consejos para conservar la leche

Por último, la leche puede conservarse en la heladera o freezer. Debe estar a menos de 5º Celsius, y no debe mantenerse por más de 24 horas. Cualquier biberón preparado que supere ese tiempo en heladera, por seguridad del niño debe ser descartado.