Una recomendación es preparar la piel con varias semanas de antelación para que esta acepte cualquier producto que desees aplicar. Podrías realizarte faciales, tomar mucha agua y antioxidantes para tener una piel limpia y fresca a la hora del maquillado.

Luego de haber realizado todo el cuidado necesario, se usa una base que se adapte a tu color de piel, además es primordial buscar una que resista los inconvenientes de una boda como lo serían los flashes de las cámaras y se vea bien en las fotografías. Si tu piel es muy clara, debes utilizar tonos con matices beige y evitar lo más que se pueda las bases de un color rosado, por lo que debes tener en cuenta qué tipo de piel posees puesto que esto determinará qué tipo de base deberás usar. Se aplica con trazos ascendentes y de manera suave para que exista una uniformidad en el color.

Posteriormente se aplica el corrector con humectante siendo este un tono más claro que el color natural de tu piel, eliminando de esta manera cualquier imperfección de tu rostro. Se aplica en el párpado inferior, extendiéndolo desde el lagrimal hacia fuera. Si el corrector es líquido este se adapta de una mejor forma con el maquillaje dejándole el rostro menos grumoso.

Luego de haber realizado esto, se sella el maquillaje utilizando el polvo suelto y se contornea muy suavemente debajo de los pómulos, la sien, siguiendo después la línea de la mandíbula para culminar dando un ligero toque de color a los pómulos para que estos no luzcan muy pálidos y opacos.

Para el maquillaje de los ojos también es muy importante que tomes en cuenta tu color de piel, ya que no cualquier color te sentará bien, así que es mejor no arriesgarse y conocer qué colores te favorecen más. Si tu piel es clara puedes elegir tonos champagne o fríos, sombras que sean de colores pasteles te harán lucir maravillosa sin caer en el exceso. Por otro lado, si posees una piel morena, los colores que más te favorecerán serán los metalizados, aquellos que tengan colores intensos y resalten lo dorado de tu piel. Para este tipo de piel, las sombras que se pueden utilizar son las doradas, beige y bronce. Sin importar tu color de piel, es esencial que recuerdes utilizar un rímel waterproof para evitar algún contratiempo si la emoción durante la boda te supera.

Por último, pero no menos importantes, se hallan los labios. Para ellos, lo mejor es utilizar colores suaves que los resalten si resultar demasiado llamativos puesto que luciría recargado el look final. No olvides que puedes realizar varias pruebas antes de la fecha pautada para la boda con los colores que más te atraigan y así estar 100% segura de cómo querrás lucir en tu día soñado.