La buena nutrición corporal incluye una dieta balanceada con abundancia de frutas y verduras y en menor cantidad carnes, estas combinaciones nos aseguran estar incorporando al cuerpo los nutrientes necesarios para que el organismo funcione correctamente.

La buena nutrición mental incluye auto conocerse, planear estrategias para corregir lo que no nos gusta de nosotros mismos, aprender a perdonarnos si no hemos logrado una meta (siempre se puede volver a empezar) y sobre todo, mantener una conducta positiva con nosotros mismos y a favor. Aunque parezca mentira más de una vez somos nuestros propios enemigos y nos jugamos en contra. Y nunca está demás la nutrición espiritual para la cual el arte es un camino más que agradable ya sea como espectadores o como hacedores de arte.

La persona es un todo: mente, cuerpo y espíritu y si pretendemos ser equilibrados hay que atender todos sus aspectos.

La importancia del ejercio para nuestro organismo

La importancia de seguir una dieta equilibrada

El énfasis está puesto en no descuidar ningún grupo. Las dietas equilibradas son las que incluyen de forma regular los siguientes grupos:

  • Vegetales de todos los colores: brócoli, lechuga, zanahoria, papa, tomate, ajíes, rúcula, etc.
  • Frutas, de estación en preferencia y frescas, de no ser posible incluir las enlatadas pero como último recurso: manzanas, bananas, mandarinas, naranjas, kiwis, etc.
  • Granos enteros, los alimentos que contienen granos enteros son muy saludables como arroz, trigo, avena, maíz, son aportadores de fibra por naturaleza.
  • Legumbres, no deben faltar las lentejas, garbanzos, porotos, etc., debido a su alto contenido de fibras y hierro.
  • Proteínas de preferencia magras: carnes, pollo, pescados. Cuando las cocines en lo posible evitar hacerlas fritas.