Generalmente lo que se busca es hacer participar a los bebés en actividades interactivas, de acuerdo a su edad y capacidad, en donde se obligue a practicar el análisis de situaciones, memorizar cosas, y resolución de problemas.Como se trata de bebés, estaremos muy limitados a que tipo de actividades les podemos dar, ya que por el momento su inteligencia es muy limitada. De todos modos eso cambiará rápidamente en pocos años.

En principio, cuando son muy chiquitos, hablarles es una buena forma de hacerles trabajar el cerebro. Para que sea más llevadero para los padres, le pueden contar cuentos, le servirá para conocer las palabras y su cerebro estará trabajando constantemente ya que estará recibiendo un estímulo. Además desarrollan la parte social.

Cuentos para bebés

Una vez que hayan crecido un poco, y ya puedan jugar con juguetes con cierta independencia, se le pueden comprar rompecabezas o puzzles (como quieran llamarles). Es una muy buena forma de hacer que el niño reconozca figuras, y comenzará a ocurrir algo que ocurre en todos los humanos llamado Pareidolia, que básicamente es un fenómeno en donde el cerebro recibe a través de los sentidos un estímulo incompleto o ambiguo, y a través de experiencias pasadas y su conocimiento le da una forma parecida. (Así es que vemos formas en las nubes o caras en las rocas).

El niño con el rompecabezas tendrá que reconocer la imagen o a través de la prueba y el error ir buscando la posición correcta de las piezas... Otra opción es hacer que explote su creatividad. La actividad ideal para esto es dibujar. Es muy bueno para el bebé ya que es una forma diferente de comunicación, y luego harán el esfuerzo de explicarnos que dibujó.La plastilina o macilla, bajo supervisión adulta, también es una buena manera de que el niño pueda usar la imaginación para hacer figuras, personas o lo que quiera. Y no necesita ser tan grande, lo que si es importante que haya un adulto presente, ya que suelen meterse cosas en la boca con mucha frecuencia.

Rompecabezas para bebés

Ya de más grandes, los juegos de mesa en general son muy importantes, ya que depende el juego el niño puede ir incorporando conceptos nuevos, y entiendo lo que los son reglamentos, la competencia y a la vez se divertirá. Las adivinanzas y acertijos son otra forma de hacerle trabajar el cerebro, ya que tendrá que ver que tienen en común las pistas dadas por el acertijo para descubrir la respuesta. Lo importante de todo esto es que se debe ir haciéndolo jugar de a poco y de acuerdo a las capacidades del niño. No podría hacer jugar a un bebé de 1 año un juego de preguntas y respuestas, con suerte podrían llegar a hacerlo jugar con un rompecabezas muy pequeño.