Métodos para no fumar

  • Hipnosis. ¿Tienes dudas sobre si mediante hipnosis podrás dejar el tabaco? ¿No sabes cómo se llevan a cabo estas sesiones? Esta técnica se realiza con psicólogos que se reúnen con los fumadores durante dos horas por sesión y en ellas se tratan dos fases principales. En la primera se busca motivar a la persona que quiere dejar de fumar analizando los miedos que tiene de dejarlo, las sensaciones que genera cuando lo consume y conociendo los posibles efectos al dejarlo. Tras una primera parte psicológica y emocional, se pasa a la hipnosis. No suelen ser necesarias más de 3 sesiones y generalmente se facilita un audio que sirve para que el fumador evite posibles recaídas especialmente en los primeros días.
  • Cigarrillo electrónico. Cada vez es más habitual tanto ver a personas utilizando este dispositivo como encontrar tiendas especializadas en su venta en las calles y centros comerciales de nuestras ciudades. Y es que el cigarrillo electrónico se ha vuelto el método más popular y económico para dejar de fumar en los últimos tiempos. Cuando se utiliza, los fumadores están aspirando una especie de vapor formado por varios compuestos entre los que destacan el glicerol, la nicotina y extractos de hierbas para ofrecer la sensación convencional del consumo de tabaco. Sin embargo, los profesionales de la salud no lo recomienda ya que no se ha demostrado todavía que sea 100% un método saludable y eficaz de dejar esta adicción.

El cigarrillo electrónico puede ayudarnos a dejar de fumar

  • Parches de nicotina. ¿Qué aportan los parches de nicotina en los fumadores? Precisamente la nicotina se absorbe a través de la piel para ofrecer la sensación que da el tabaco tras su consumo. Deben colocarse una vez al día, sobre una superficie de la piel limpia y sin imperfecciones y preferiblemente todos los días alrededor de la misma hora. Hay diferentes tipos de parches según la cantidad de dosis que aporta cada uno y deben utilizarse de forma gradual con el paso del tiempo; es decir, según vayan pasando los días el número de parches por semana se debe ir reduciendo.

Los parches de nicotina pueden aliviar la necesidad de esta sustancia que tiene nuestro cuerpo

Síntomas al dejar de consumir tabaco

Igual que todos conocemos los beneficios de dejar de ser fumador, también es aconsejable estar preparado sabiendo los síntomas que nuestro cuerpo y mente puede sentir al dejar de consumir tabaco. La acentuación de estos síntomas dependerá de la cantidad de tabaco consumido con anterioridad así como el periodo de tiempo en el que se ha sido fumador. El primero de todos, y el más ‘poderoso’, es el deseo de introducir nicotina en nuestro cuerpo, especialmente en los momentos del día o en las situaciones cotidianas en los que estábamos acostumbrados a fumar.

El no ‘meter’ dicha nicotina en el sistema nos puede generar tensión y ansiedad que podremos controlar haciendo ejercicio físico o consumiendo algunos alimentos. Precisamente la mayoría de personas que dejar el tabaco suelen aumentar de peso ya que suelen sustituir el hábito del cigarro por el de la comida. Especialmente para aquellos trabajos en los que se requiere una concentración constante, los ex-fumadores encontrarán más inconvenientes ya que dejar de consumir tabaco no nos ayudará a mantener nuestra mente concentrada. Los dolores de cabeza, insomnio o incluso depresión pueden también aparecer en las primeras semanas en las que dejamos de fumar, por lo que debemos estar preparados para combatirlo y acudir a un médico si la situación se mantiene a largo plazo.

Recuerda que existen algunos remedios caseros para ayudarnos con esta difícil tarea. Por ejemplo, el aceite de oliva es un ingrediente que puede calmar nuestra necesidad de fumar, de modo similar, otros componentes naturales pueden colaborar para sustituir las sustancias tan dañinas que ingerimos al fumar.