Hoy, ya son varias las marcas que fabrican este tipo de pienso e incluso se puede encontrar en las marcas blancas de algunas tiendas online muy conocidas.

Entre humanos también se han puesto de moda las comidas sin gluten y son muchos los dietistas y los nutricionistas que aconsejan no consumirlo incluso si no se tiene un problema de intolerancia o de alergia.

Pero si hablamos de gatos, ¿se trata de una moda o hay argumentos para pensar que se trata de una mejor alimentación?

Los argumentos que se exponen

Los gatos en su entorno natural no comen cereales: Evidentemente, los gatos en libertad no comen cereales. Pero tampoco lo hacían los hombres primitivos, puesto que la mayoría de los cereales no pueden comerse si no han pasado por un proceso previo, como por ejemplo el de convertirlo en harina.

Un gato criado en libertad tampoco come pescado de mar, ya que no puede pescarlo (realmente tampoco iba a comer mucho pescado de río) y eso no quiere decir que el pescado sea malo para los gatos, así que ese argumento no tendría en principio mucha lógica.

La mayoría de los gatos son celíacos: Es cierto que los gatos no toleran demasiado bien los cereales. Pero la mayoría de los piensos tienen gluten y los gatos de los hogares son los que tienen una mayor esperanza de vida. En pocos casos realmente vemos problemas.

Los cereales engordan y no alimentan tanto como la carne: Bien, nos vamos acercando un poco más a la clave de la cuestión. Esto sí que es totalmente cierto. Cuánto más barato es un pienso, menos carne o pescado lleva en su composición y más cereales o harinas.

Los cereales son mucho más baratos que la carne y por eso los incluyen en las croquetas. Si añaden productos para potenciar el sabor, el gato lo comerá con ganas e incluso lo va a preferir a comidas mucho más sanas. El dueño se queda tranquilo al ver que su gato disfruta con la comida y se ahorra dinero.

Pero estos piensos baratos pueden no estar suficientemente equilibrados, ofreciendo poca carne y pocas vitaminas al animal.

Los piensos sin cereales incluyen harina de patata o similares para poder dar forma a las croquetas, pero todos ellos llevan una gran cantidad de carne de calidad, por eso son caros y están siempre entre los productos Premium.

Cada persona debe de elegir el tipo de alimentación que le ofrece a sus gatos, pero si quieres un pienso de calidad, escoge siempre aquel que tenga menos cereales y más carne, aunque no elijas uno totalmente libre de gluten.