• 5 comidas diarias. A lo largo de nuestra vida siempre oímos que “hay que comer cinco veces al día”, pero ¿por qué? Tanto para aquellas personas que necesitan perder peso como para los que quieren mantenerse en una dieta equilibrada es importante que nuestro cuerpo adquiera cinco ingestas diferentes a lo largo de la jornada. Con esto conseguimos que el estómago no se mantenga tan hinchado, reducimos la ansiedad que nos genera ‘tener hambre’, la cantidad de cada ración en menos copiosa y comemos de forma más tranquila lo que nos evita ‘engullir’. Por eso mismo es muy importante que nuestros hijos, desde bebés, se acostumbren a llevar esa rutina alimenticia repartida en desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Especialmente el desayuno debe ser un tipo de ingesta que aporte mucha energía y con variedad de alimentos para consumir.
  • Pescado y carne. Generalmente a los niños les suele gustar más la carne que el pescado, pero debemos habituarlos a que deben combinar ambas a lo largo de la semana. Ya que ambos alimentos son ricos en proteínas, es importante que adquieran dos raciones al día y que generalmente se los demos en los horarios de comidas y cenas. Es importante que a la hora de cocinarlos optemos por hacer tanto la carne como el pescado con aceite de oliva para evitar el exceso de grasas en la dieta de los niños, aunque siempre que sea posible, es preferible preparar este tipo de alimentos a la plancha o al horno y evitar por tanto el aceite.

Podemos preparar saludables platos con pescado o carne a la plancha

  • Beber leche. ¿Cuánta leche debe tomar un niño? Lo más recomendable es que el niño beba a lo largo del día 3 vasos de leche, es decir, unos 750cl; pero si no lo puedes repartir en tres momentos del día diferentes, se lo puedes dar en dos pero con mayor cantidad de leche de la que cabe en un vaso ‘normal’. Es decir, durante el desayuno y la merienda puedes optar por hacer que se beba la leche en un tazón o un bol para que ingiera mayor cantidad en cada ración. Si no le gusta la leche o es ‘una lucha constante’ cada vez que se la tiene que tomar, reduce la dosis de leche pero métele otros lácteos en su dieta como yogures y queso. Sin embargo, éstos suelen tener más grasa y dependiendo de la cantidad que ingieran no siempre ofrecen el mismo aporte que pueda dar un simple vaso de leche.

Para los niños beber leche es muy importante, incluso tomarla hasta 3 veces al día

  • Frutas y verduras. ¿Por qué es tan importante que los niños coman frutas y verduras? Porque tanto a los más pequeños como a los adultos este tipo de alimentos nos aportan vitaminas y sales minerales que no podemos adquirir de otros productos. Es muy importante que desde bebés les hablemos a nuestros hijos de la importancia del consumo de frutas y verduras y que les acostumbremos a que deben tomarlos de forma diaria. Lo recomendable son dos o tres raciones al día y que no siempre coman la misma clase; es decir, intenta que la variedad predomine siempre ‘en la mesa’ para que reciban todo tipo de vitaminas.

Hay que incluir frutas y verduras en la alimentación de los niños

  • Correcta hidratación. El agua es esencial en el organismo de cualquier persona, pero mucho más si hablamos de la alimentación de los niños. Su actividad física es mucho más impulsiva que la de los adultos, por eso gastan más energía, sudan más y los niveles de líquidos en su cuerpo se pierden con más facilidad. Que beban zumos es otra forma de hacer que crezca con una correcta hidratación y que además puedan ingerir fruta durante su ingesta; si optas por esto, dales zumos naturales en vez de los envasados.