La piña es una fruta que tiene propiedades diuréticas, con esto podremos eliminar el agua del cuerpo y nos ayudara a evitar la retención de líquidos ya sea por el exceso de sal o algún padecimiento. Podría ayudar mucho a personas con síntomas de hepatitis e inflamación en sus extremidades. Su naturaleza contiene vitamina C, siendo uno de sus nutrientes más representativos al igual que la naranja. Pero además de estas propiedades de la piña también encontramos numerosas aplicaciones que nos llevan a aconsejar su consumo.

¿Por qué comer piña?

Esta fruta también es conocida por contener una gran cantidad de fibra ayudando con esto a prevenir el estreñimiento, así que si padeces de este mal podrías comer piña por lo menos unas dos veces al día como una deliciosa y refrescante merienda. La piña también ayuda a reducir la hipertensión, esta se genera por la fuerza sobre las paredes arteriales y solo una gran cantidad de potasio con una pequeña de sodio pueden normalizarlo y esto es algo que encontramos en la piña. Así que si padeces de hipertensión puedes comer piña por lo menos una vez al día para mantenerla bajo control.

Hay algunas personas que aprovechando los beneficios antes mencionados la comen para ayudarlos a bajar de peso y mantenerse saludables. La piña aunque no lo pareciera puede reducir tu necesidad por consumir cosas dulces, bastándote solamente el azúcar natural de la fruta. Otro motivo por el cual algunos que hacen dieta la prefieren es porque si la comes podrás sentirte lleno y evitaras comer de más o cosas que no le benefician a tu cuerpo.

Incluso hay una denominada “Dieta de la Piña” que si deseas puedes intentar. Con esto podrás desintoxicar el cuerpo y conseguir los beneficios antes mencionados, pero como siempre se aconseja visitar a un nutricionista que te oriente mejor. Lo único que si te recomendamos es que agregues a tus meriendas un poco de piña, aunque no padezcas ninguna de las enfermedades mencionadas.