Hagamos un cambio de actitud y comamos más verduras, hoy te damos consejos y algunas ideas para hacerlo y además, para que te sepan lo mejor posible, con combinaciones exquisitas al paladar.

Prepara salsas caseras bajos en calorías

El problema con los aderezos comerciales y que hacen de una ensalada verde una bomba calórica es que muchos son altos en grasas y azúcares. Prefiramos hacer por nosotros mismos aderezos sencillos y llenos de nutritivos ingredientes. Pimienta, una pisca de sal, limón amarillo, y aceite de olivo es lo más básico y rico por usar como aderezo, pero si a esto le agregamos mostaza y miel tenemos otro sabor delicioso, así mismo si en lugar de mostaza usamos frambuesas, o chile o soya y jengibre. Nuestra imaginación es el límite.

Con chile, sal y limón

Las ensaladas frescas son ricas si agregamos solamente chile en polvo, un poco de sal y limón. Como guarnición diaria para cenas y comidas es excelente porque nos llenan mucho y gracias a esto podemos reducir calorías en nuestras comidas sin dejar de sentirnos saciados y satisfechos, pues podemos comer cuánta ensalada queramos.

En jugos y aguas frescas

El agua de pepino y limón es deliciosa, así como los licuados verdes tipo détox. Probemos acompañar los alimentos con aguas frescas y jugos a base de vegetales como espinacas, kale, tomate o cualquier verdura que se pueda procesar.

Salteando junto a carnes o tofu

Sí, las grandes porciones de carne son muy ricas, pero no muy recomendables para el consumo diario. Crea platos apetecibles combinándolo y equilibrando sus nutrientes al cocinar salteados con abundantes vegetales y carne. Opta por porciones donde el 30% sea carne y 70% vegetales. No hay regla para cocinarlos, así que agrega tantas variedades como te apetezcan. Puedes sustituir la carne por recetas con tofu que así te permitirán equilibrar el plato con aporte de proteínas junto a tus verduras.

Caramelizándolos

Las batatas o camotes, las patatas, zanahorias y calabazas naranjas son deliciosas caramelizadas, y como ya en sí contienen azúcar, no es necesario agregar demasiado dulce. Opta por opciones naturales como pasarles una brocha untada con miel de abeja, miel de agave o jarabe de maple, rosear un poco de aceite de oliva o mantequilla y llevar los vegetales al horno hasta dorar y caramelizar.

¡Comer verduras nunca ha sido tan rico y variado!