• En conserva con comida japonesa: Seguro cuando vas a un restaurante japonés de sushi comes unas deliciosas rebanadas finas y rosadas, eso es jengibre curtido o gari (también gari pink), bueno no solamente es rico con sushi, sino con alimentos japoneses como okonomiyaki, dentro de gyozas, o pan al vapor.
  • En dulces y panes: Todos amamos las galletas, pasteles y panes, y como el jengibre se trata de un condimento aromático y que aporta mucho sabor podemos adicionarlo a este tipo de postres deliciosos. Sabores naturales como la manzana, la pera o la naranja se enriquecen mucho con el jengibre que podemos usar fresco, en jugo, o cristalizado.
  • En té e infusiones: Los tecitos de jengibre son buenos para momentos de tos, dolor de garganta o para desinfectar. Pero además del clásico té de jengibre, limón y miel, podemos disfrutar de otras ricas infusiones como té chai, frutos rojos y jengibre, naranja o quinotos con jengibre y bueno, tantos tés como nuestra imaginación nos dicte.
  • En zumos y aguas frescas: Ya hemos compartido varias formas de tomar zumos naturales y aguas frescas, mismas que se pueden enriquecer con el delicioso sabor del jengibre. Agrega una rodaja a los jugos verdes cuando hagas détox, o ese jugo de naranja recién exprimido puede volverse gourmet con un toque de esta raíz, así mismo el agua fresca de pepino o limón con jengibre es deliciosa.
  • Como dulce y miel: Hacer jengibre caramelizado es bastante sencillo, basta picar en cubos varias raíces, hervirlas en dos ocasiones para que pierdan un poco el picor, y posteriormente cocinarlos en una miel a base de azúcar y agua hasta que estos queden cubiertos por ella. Posteriormente los trozos de jengibre se cubren de azúcar blanca y se dejan secar como ricas confituras. No dejes de probarlos. Así mismo, con la miel que te quede de este proceso, puedes endulzar tés, pasteles, alimentos y pan tostado.

Aunque comprendemos que para algunas personas el sabor fuerte y un poco picante del jengibre no es del todo grato, opciones como comerlo cristalizado, como gari pink o cocinado en pequeñas porciones, es la mejor manera que recomendamos para poco a poco ir acostumbrando nuestro paladar a esta raíz que tantos beneficios tienes para la dieta diaria.

Así que no hay pretexto para alimentarse con los beneficios de esta rica raíz al agregar de estas maneras a tu dieta el jengibre y gozar de los beneficios que tiene para tu salud.