Consejos para una colación sana

Las colaciones entre comidas pueden ser buenas amigas de un régimen alimenticio si se opta por las opciones correctas, siempre apuntando a mantener el estándar saludable de nuestra dieta. La opción más común y que muchos suelen elegir por su rico sabor y su bajo nivel calórico es la fruta, pero en este caso apuntaremos más a unos nuevos productos que se han puesto de moda en los últimos tiempos: los snacks saludables. Veamos algunos consejos a la hora de elegir qué tipo de producto consumir en la colación:

Cuidado con el azúcar. Sabemos que el azúcar es uno de los elementos que más tenemos que reducir cuando hacemos régimen, sobre todo si se encuentra en golosinas o dulces. Para saber qué tipo de snack elegir bastará con mirar la etiqueta del producto y evitar aquellos con altos niveles de azúcar.

Calorías. Un punto algo obvio, pero que muchas veces se nos pasa por alto y terminamos cometiendo errores. Nunca juzgues a un aperitivo por su tamaño, puede ser muy pequeño y ser una bomba de grasa y calorías. Nuevamente, elegiremos aquellos con menor índice calórico y revisaremos este dato en las etiquetas del alimento. Una colación nunca debería superar las 200 calorías para ser saludable y no atentar contra la dieta.

Elegir una colación sana puede ayudarnos comer entre horas de forma saludable

Grasas saturadas. En algunos productos que compramos en el mercado podemos encontrarnos con un enorme índice de grasas saturadas, sobre todo en las frituras o en las golosinas. Esta es la peor grasa de todas, no solo perjudicará nuestro peso sino también nuestra salud. A la hora de revisar la etiqueta nutricional, asegúrense de que diga “grasas saturadas” y enfóquense en elegir la que cuente con el menor índice, y de ser posible optar por aquellos aperitivos que cuentan con un porcentaje de 0% en grasas saturadas.

Guarda con las falsas publicidades. Finalmente, tengamos mucho cuidado con los productos catalogados como diet o light, ya que en muchos casos la información puede ser engañosa. La etiqueta nutricional tendrá todos los datos que necesitamos para valorar si un snack es o no saludable.