Cerdeña es una tierra antigua y sus recetas tradicionales son el idilio perfecto de las diferentes culturas que han dejado su huella en la Isla de edad en edad. Una vez que estás en la mesa de un restaurante en Cerdeña, comer es una necesidad. De hecho, experimentar la isla desde un punto de vista culinario es una manera de descubrir una cara importante de Cerdeña, así como una manera diferente de disfrutar de tus vacaciones en la isla italiana.

Aquí tienes los mejores platos de Cerdeña, aquellos que debes probar sí o sí en tu próxima visita.

  • La carne de caballo: es alta en proteínas, tierna, dulce y baja en grasa. Vas a encontrar carne de caballo en la mayoría de los menús de los restaurantes y en la carnicería. La carne de caballo en Cerdeña es tan natural como comer un filete de cualquier otra carne en el resto del mundo.

Los platos con carne de caballo son muy populares en Cerdeña

  • Jabalí o cinghiale: es muy popular en Cerdeña durante los meses de invierno. El jabalí es una carne magra, de grano fino y más oscura que la carne de cerdo. La carne es dulce y tiene un sabor a nuez distintivo. El jabalí es muy alto en proteínas y mucho más magro que la carne de cerdo. Hay muchos sabores diferentes para degustar jabalí de Cerdeña: ahumados, a la parrilla, salsiccia y en una gran guiso.

Plato tradicional con carne de jabalí

  • Pane carasatu o carasadu: es un pan típico de Barbagia, en el centro de Cerdeña. Los ingredientes básicos de carasau son: levadura, sal, agua y harina de trigo duro. El Carasau es un pan crujiente de corteza delgada y eran hechos para los pastores que solían estar lejos de casa durante meses. El pan carasau puede durar hasta un año si se mantiene seco.

Pane carasaty o carasau

  • Seadas: es un ravioli dulce local y se sirve como postre. Está hecho de harina y queso fresco (pecorino es la mejor opción). Se fríe levemente hasta estar dorado y luego se rocía miel o azúcar sobre la parte superior. Es un postre rústico y simple que se puede encontrar en todos los rincones de la isla.

Seadas es un ravioli dulce que se sirve como postre

  • Culurgiones: es un plato de pasta rellena y su sabor y consistencia son impresionantes.  La pasta se hace con harina, huevos, sal y agua y el relleno se forma añadiendo finamente puré de papas, queso pecorino, grasas animales, ajo, aceite de oliva virgen y hojas de menta fresca, y luego es cubierto con una salsa de tomate ligera.

culurgiones están rellenos de carne y tienen un sabor muy especial

  • Pecorino Sardo: es el queso elaborado con leche de oveja de Cerdeña y se cuaja utilizando enzimas de cordero o cabrito. Tiene un sabor rico mejora con la edad y se utiliza de diversas maneras: rallado en la parte superior de la pasta, en trozos de tamaño de bocado con pan carasau o fundido en un panni tostado.

Pecorino Sardo es el queso típico de Cerdeña

  • Mirto: es un licor muy popular hecho de la planta myrtus (mirto) y viene en dos sabores distintos: Mirto rosso, que se hace de las bayas de mirto, y Mirto Bianco que se hace de las hojas de la planta de mirto. Mirto se sirve a menudo frío después de la cena como digestivo.

El mirto es un licor típico de la isla

  • Gnocchi Sardi: es el plato de pasta tradicional de Cerdeña. Su forma es la de una pequeña concha de caracol, y está hecho de sémola, agua y aromatizado con azafrán. A menudo se acompaña de un ragú cocinado lento.

Gnocchi Sardi es un plato de pasta tradicional de Cerdeña

  • Zuppa Gallurese: es un plato típico tradicional de la Costa Smeralda, en la parte noroeste de Cerdeña. Zuppa Gallurese es como una lasaña, pero está hecho con pan duro plano (pan carasau o Spianata, como una envoltura de pan), caldo de oveja, carne de ovino y montones de sardo pecorino. Es un plato tradicional que ahora se sirve en toda la isla aunque en diferentes variaciones de región a región.

Zuppa Gallurese es una especie de lasagna típica de esta región

  • Cochinillo: es el plato regional de Cerdeña y, a menudo, se cocina con ramas de mirto junto o debajo del cerdo. Tradicionalmente, el lechón se cuece alrededor de un gran fuego abierto, similar a un asador, tardando  4-5 horas para cocinarlo. Suele cocinarse entre varias personas, que se turnan para dar vuelta los grandes asadores que están hundidos en el suelo, alrededor de las llamas abiertas. El resultado es un crujiente, delicioso pedazo de carne. Por lo general se sirve en fiestas especiales como bodas o grandes reuniones familiares.

El cochinillo también es un plato muy tradicional