• Arbusto de Espirea o Arbusto blanco: Esta planta posee ramilletes que se agrupan en pequeñas flores, su unión es bastante vigorosa, por lo que podría suceder que llegasen a doblarse. Es ideal para los frentes del jardín ya que no supera los dos metros de altura. El arbusto blanco se da en primavera, y además es resistente al calor y puede vivir de igual forma a la sombra. En cuanto al suelo donde se cultiva, debe tener buen drenaje, ya que su riego deber ser abundante durante el verano.

Epirea o arbusto blanco

  • Arbusto de las Mariposas o Arbusto color rosa: Este colorido arbusto rosa, recibe su particular nombre de “arbusto de las mariposas” debido a que cuando comienza a florecer, las mariposas comienzan a llegar en gran cantidad, y a posarse sobre el arbusto, creando así un ambiente colorido que adorna de manera natural junto con las flores. El arbusto rosa es originario de Asia, llega a  alcanzar los cuatro metros de altura o más,  se considera de tipo rústico ya que se puede sembrar en cualquier tipo de suelo. Para su siembra necesita un lugar espacioso y donde reciba bastante luz solar, además se debe regar con bastante frecuencia.

Arbusto rosa o de las mariposas

  • Arbusto Veigelia o Arbusto color rojo: Este arbusto llega a alcanzar los tres metros de altura, su color puede variar entre rojizo con pequeñas uniones en blanco, además se forman en grupo. Florecen de manera abundante cuando la primavera está finalizando. El Veigelia es originario de Asia, para su cultivo necesita de suelos con un buen sistema de drenaje, y estos deben ser de tierra ligera, aunque puede permanecer en sol, es preferible tenerlo a media sombra. Se recomienda abonarlo durante el período de primavera y una vez que termine de florecer. Su cultivo es muy sencillo y requiere de riegos frecuentes.

Arbusto veigelia o de color rojo

  • Arbusto Campanita o arbusto amarillo: Al igual que algunos de los arbustos que presentamos anteriormente es resistente y  rústico. Proviene de Europa, específicamente de Yugoslavia, el campanita puede llegar a alcanzar los dos metros de altura, el color de sus flores es de un amarillo intenso, casi dorado. Florece de manera abundante cuando se encuentra expuesto a pleno sol, puede resistir el calor sin ningún problema, resiste la falta de agua y también el frio. En cuanto al riego debe ser abundante durante la época del verano, para mantener su suelo bien cuidado debe alimentarse con abono orgánico, y puedes utilizar fertilizantes ricos en minerales para de esta forma fortalecer su crecimiento y florecimiento.

Arbusto campanita o de color amarillo