En esta ocasión, te hablaremos sobre los colores neutros más predominantes, en primer lugar, ten presente que estos tonos a los que hacemos referencia son aquellos capaces de generar una gran sensación de pureza, limpieza y tranquilidad, colores como: el blanco, el beige, el marrón y el gris. Por su naturaleza de neutralidad, estos colores ofrecen la posibilidad de ser combinados de muchas maneras y con diversos muebles y materiales. Lo que resulta en una armonía impecable, tal como podemos observar en algunas composiciones que combinan los colores blanco y negro. Además, trata de tomar en cuenta estos consejos de cómo combinar los colores neutros, en interiorismo y conseguirás muy buenos resultados.

Estos colores equilibran los espacios, los hacen ver mucho más amplios y profundos de lo que son; esto, en la medida en que reflejan mejor la luz y evitan el riesgo de generar un aspecto recargado. De ahí que muchos de estos tonos neutros sean los que se emplean en la cromoterapia. La presencia del acero inoxidable y el vidrio combinan perfectamente con las tonalidades neutras, sobre todo si en la arquitectura propia del lugar existen elementos arquitectónicos favorables, como por ejemplo, ventanas de piso a techo que reflejen, ininterrumpidamente, el paisaje exterior, y combinan  inmediatamente el exterior con el interior.

Los ambientes en tonos neutros son muy propios de los estilos modernos y vanguardistas, muchas veces suelen resultar sobrios, masculinos o minimalistas, y a su vez, existe la presencia de líneas puras y rectas, esto combinado con muebles sencillos geométricos y en materiales elegantes y sofisticados.

Sin embargo, lo que queremos en esta oportunidad es que te sientas muy cómodo y sepas cómo utilizar los colores neutros, estos son, muchas veces, la mejor opción en el diseño de interiores, por su versatilidad y funcionalidad y las sensaciones apacibles que generan en espacios amplios. Son colores que te sirven para combinar con cualquier mueble que ya tengas sin importar su color, textura o incluso su época y estilo, de esta manera, también es muy recomendable que equilibres un poco la frialdad de los tonos neutros, con esto, lograrás una sensación de mayor calidez y tendrás esa sensación de hogar que tanto andas buscado, es decir, para que todo no se vea tan perfecto y parezca más bien una oficina que una casa, utiliza materiales como la madera en el piso por ejemplo, o en muebles como las bibliotecas o las mesas de café, además de las mesas auxiliares, el cuero, la piedra y los tapizados con estampados muy sublimes también te servirán. Estas son las ventajas de usar este tipo de colores.