En primer lugar se encuentran abierta hacia el comedor y hacia algún patio Zen. En este sentido no hay que olvidar que Japón es un país donde el suelo escasea y además se piensa en la cocina como  un elemento que sirve como punto de reunión. Este factor hace que  sobre todo  se intente aprovechar cada rincón mediante muebles o módulos multifuncionales. Por otro lado en las cocinas japonesas se mezclan tanto el diseño tradicional japonés con elementos modernos.

Diferentes ejemplos de cocinas de estilo japonés

Las cocinas japonesas destacan por su  sobriedad y calidez al mismo tiempo que otorga una extraordinaria elegancia. En su conjunto van a predominar las líneas rectas y limpias donde destaca sobre todo la sencillez tan propio de cualquier diseño minimalista.  También podrás apreciar que sus muebles son muy rectos y carentes de molduras.

Por otro lado son muy propias en las cocinas japonesas utilizar encimeras y electrodomésticos de acero inoxidable que son ideales para crear ambientes de equilibrio o relajación aunque algo fríos. Los colores básicos empleados son el blanco, rojo y negro tanto para los muebles como para los accesorios como una alfombra, una lámpara…etc. 

Normalmente para el suelo el material  más utilizado es  la madera lacada de color blanco ya que es un estilo que intenta acercase lo más posible a los elementos de la naturaleza por lo que también cobran protagonismo las flores, piedras, fuentes, velas o plantas.