Pero hemos de admitir algo, es un poco complicada de cocinar, mucho más si se trata de calabaza de cáscara gruesa, esa que es rugosa y verde, porque necesitamos prácticamente la ayuda de un machete para cortarla. Así que veamos algunos detalles sobre cómo cocinar la calabaza para que nuestras recetas se cocinen a la perfección.

Como puré

Se puede hornear la calabaza envuelta en papel aluminio para tener un rico puré sin perder los nutrientes y sabor que se van cuando hervimos la calabaza. Con la ayuda de una vaporera también podemos hacer la pulpa de este fruto tan rico.

Puré de calabaza

Para platos dulces

En las fechas de la fiesta de Halloween, es muy común que nos topemos con todo tipo de recetas con gusto a calabaza, el pumking pie, pasteles y galletas con este tipo de fruto. Para lo cual es necesario seguir la receta, en ocasiones la piden horneada, al vapor o con miel, la cual se hierbe con azúcar y especias como canela hasta lograr una compota densa.

Tarta de calabaza

Cruda, pepitas y flor

La calabaza cruda y rallada se puede ingerir como parte de una ensalada ya que su sabor asemeja al de la zanahoria y además aporta fibra y textura.

En el centro de México es muy común comer incluso la flor de esta planta, la cuales es deliciosa en quesadillas y como parte de guisos salados.

Además, no desperdiciemos las pepitas de calabaza y tostémoslas para agregar sal y chile para un rico snack.

Por qué comer más calabaza

Porque es una verdura muy barata en la mayoría de los países, y tiene la ventaja de contar con temporadas donde es de lo más económico que podemos encontrar en supermercados y verdulerías, así que no dudemos en hacerla parte de nuestra dieta por las propiedades de la calabaza y porque ayuda a la economía del hogar.

Además, como ya lo podrás haber notado, se puede comer de formas muy variadas y ricas, jamás te cansará su sabor.