Además, cocinar con los pequeños les ayuda a conocer muchas cosas, como el apreciar los alimentos que consumen a diario y de los cuales sus padres les proveen, el conocer el proceso por el cual se elaboran los ricos platillos que disfrutan en casa, así como despertar en ellos la pasión por la comida y la elaboración de platos sencillos y divertidos.

Qué necesito para cocinar con los pequeños en el hogar

Para cocinar con los más chiquitos precisamos de recetas que no sean complejas, que eviten utilizar instrumentos de cocina confusos o afilados, así como recetas que no les hagan esperar demasiado, pues como bien sabemos, la paciencia no es la característica más fuerte en los pequeños.

Pero aun sabiendo lo anterior, nosotros podemos ayudarles con las cuestiones más complejas de las recetas y dejar para ellos actividades que les agradan y no son peligrosas cómo medir las cantidades de los ingredientes, repartir los alimento, o decorar el producto final.

Cocinar con los hijos supone una buena experiencia para la familia

Enseñarles a cocinar y enseñarles a comer ¡qué buena idea!

Además de escoger recetas que sean sencillas de elaborar junto con ellos, podemos guardar un doble propósito en estas clases de cocina para los pequeños. Cocinar junto a ellos platillos saludables llenos de vida, color y nutrición, es una manera en la que ellos aprenden el proceso de las buenas costumbres de alimentación, que serán la base de una vida saludable en su futuro.

Recetas dulces como magdalenas y cup cakes les encantan, y elaborandolos de zanahoria o con frutas naturales estos se tornan más saludables. Pizzas hamburguesas  y hotdogs son de las comidas que más gustana los niños, pero podemos hacerlas más nutritivas al agregar menos quesoa pizzas y más vegetales, menos carne a hamburguesas combinándola con champiñones, y hacer hotdogs más ricos al proponer más guarniciones con verduras.

Así, los niños aprenderán a cocinar y disfrutar de los alimentos este verano, junto con nosotros y en la propia cocina de su hogar