1. Estar convenido y orgulloso. Lo primero que necesitas para persuadir es estar convencido de que lo que vendes, y principalmente transmitirás esto con más realismo si además te enorgulleces de ello. Así que el primer paso para convencer a un cliente de que lo que vendes es lo mejor que puede comprar, es creértelo tú mismo.
  2. Preparación. Para ello, debes saber todo acerca del producto o servicio con el que comercializas. Por eso es esencial que antes de persuadir a ningún cliente hayas adquirido una completa preparación de aquello que vendes. Ten en cuenta que si la fase comercial la inicias sin controlar algunos aspectos, puedes convertir futuros clientes en personas insatisfechas por tu falta de formación en la materia.
  3. Escasez. Si sabemos que podemos ‘perder’ algo, esto adquiere más atractivo para nosotros. Por eso, una de las características que debes transmitir al cliente es la escasez de aquello que vendes. Sin embargo, debes ser realista y tener en cuenta que el cliente ‘no es tonto’; por lo tanto, si a aquello que te dedicas es imposible que se agote, no le intentes persuadir con ese argumento.
  4. Exclusividad. La exclusividad también es uno de los atractivos principales que hacen a un cliente comprar. Sentir que están adquiriendo algo que nadie más tiene o que ningún otro cliente va a poder comprar es el impulso definitivo para persuadir a una persona. Si a esto le añades un precio asequible y más económico que otros de características parecidas, te asegurarás una adquisición y un comprador fiel a tu empresa.
  5. Seguridad. La base de una relación entre un vendedor y un comprador es la confianza. Por eso, debes dar seguridad al cliente ofreciéndole todo tipo de explicaciones sobre el producto, ser transparente acerca de sus beneficios y dar credibilidad a tus argumentos con ejemplos personales y reales. Haber experimentado con aquello que vendes será tu mejor baza para conseguir persuadir a tus futuros clientes. Si además, el producto de tu empresa es algo que puedes mostrar llevándolo encima, harás que los clientes vean que tú estás tan seguro de lo que vendes que lo utilizas en tu día a día.
  6. Ser recíproco. Una forma de conseguir captar clientes es ser recíprocos con ellos o hacerles ver que son los compradores los que van a ‘salir ganando’ con la adquisición. ¿Con qué métodos? Ofertando un producto o servicio adicional si realizan la compra. “Si tu adquieres esto yo además te regalo esto otro”; de esta forma parece que el cliente nos da y nosotros no sólo le correspondemos con nuestra venta sino que además le hacemos un regalo. Si lo que te preocupa es perder dinero con este gesto, tener un simple detalle con el cliente a la larga es más efectivo que no querer invertir un poco de dinero inicial.
  7. Autoridad. Debemos entender por ‘autoridad con el cliente’ a ser vendedores que seamos fieles a nuestro producto pase lo que pase. Puedes dar la razón a un cliente para satisfacer sus argumentos, pero debes estar orgulloso, satisfecho y seguro de lo que vendes en todo momento. Si eres un comercial que duda o se pone en contra de aquello con lo que comercializa, no serás respetado por los clientes y por lo tanto no serás creíble.
  8. Simpatía. Un gesto tan simple como un saludo, una mirada y una sonrisa del vendedor hacia el cliente nada más que éste entra en nuestro establecimiento es el primer paso que debemos dar si queremos persuadirle. Lo ideal es no abordar nada más que el posible comprador entra en nuestro local, sino que es conveniente darle un margen entre uno y cinco minutos para que eche un primer vistazo a lo que vendemos. Ser simpático, utilizar un tono amable y educado y mostrar empatía con el cliente es básico para conseguir una venta.
  9. Compromiso. Al cliente le gusta que le hagan sentir especial y que la relación vendedor-comprador se afiance a través del compromiso. ¿Qué hacer para persuadirlo? Asegurarle que llevaremos un seguimiento de su compra, si no tenemos lo que busca hacer todo lo posible por encontrar una solución o mantener nuestra confianza en que lo que está adquiriendo es lo mejor para el cliente.
  10. Seguimiento. Precisamente el seguimiento sobre nuestros clientes es lo que nos hará que vuelvan a confiar en nosotros o no. Para ello es convenientes hacer una base de datos ofreciendo una tarjeta de nuestra empresa o a través de las redes sociales. Mantener un feedback con los compradores nos hará corregir errores, mejorar en nuestro día a día y seguir realizando correctamente aquello que se nos da bien.